topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Alemania
   
Museo de la Marcha de la Muerte Below
Memorial del campo de concentración de Bergen-Belsen
Monumento por los judíos asesinados de Europa (Berlín)
Memorial del campo de concentración de Breitenau
Memorial del campo de concentración de Buchenwald
Memorial del campo de concentración de Dachau
Memorial del campo de concentración de Dora-Mittelbau
Memorial del campo de concentración de Drütte
Museo Memorial de la Prisión de la Gestapo EL-DE Hause
Memorial del parque en Falkensee
Memorial del campo de concentración de Flossenbürg
Memorial del campo de concentración de Fuhlsbüttel
Memorial de la Resistencia alemana
Memorial de Hadamar
Memorial del campo de concentración de Hinzert
Memorial del campo de concentración de Kaltenkirchen
Memorial del campo de concentración de Kochendorf
Memorial del campo de concentración de Ladelund
Memorial del campo de concentración de Leonberg
Centro documental del campo de concentración de Lieberose
Memorial del campo de concentración de Neuengamme
Memorial de Plötzensee
Memorial del campo de concentración de Ravensbrück
Centro documental del Congreso del Partido en Nürnberg
Memorial del campo de concentración Sachsenhausen
Memorial del campo de concentración de Sandhofen
Memorial del campo exterior de Braunschweig-Schillstrasse
Fundación Topografía del Terror
Museo y Memorial Haus der Wannsee-Konferenz
Erinnerungsort Topf & Söhne
Memorial de las víctimas de los asesinatos de “eutanasia” nacionalsocialista
Memorial a los Sinti y Roma asesinados bajo el Nazismo en Marzahn
Memorial a los Sinti y Roma de Europa asesinados bajo el Nacionalsocialismo
Memorial a los homosexuales perseguidos por el Nazismo
Denkmäler Kindertransport
Memorial Andén 17 – Berlín Grunewald
Gedenkstätte Grafeneck
   
   
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Fundación Topografía del Terror


Entre 1933 y 1945, las instituciones centrales responsables de las políticas de represión del Nacionalsocialismo estuvieron localizadas en los terrenos de la Fundación Topografía del Terror, situada entre la Prinz-Albrecht-Strasse (actualmente Niederkirchnerstrasse), Wilhelmstrasse y Anhalter Strasse. Esta zona, muy próxima al distrito gubernamental, la Gestapo, las SS y la Oficina Superior de Seguridad del Reich tenían sus oficinas: los cuarteles generales administrativos de la Policía Secreta del Estado y la prisión de la Gestapo estaban en Prinz-Albrecht-Strasse 8; el Hotel Prinz Albrecht alojaba las oficinas de los líderes de las SS; la dirección del SD estaba localizada en la Wilhelmstrasse 102, etc. En 1939, Prinz-Albrecht-Strasse 8 era también la dirección de la Oficina Superior de Seguridad del Reich.

Con la concentración de todas estas instituciones en un lugar, esta zona se convirtió en el distrito gubernamental nazi para las SS y la Gestapo. Aquí era donde Himmler, Heydrich, Kaltenbrunner y sus asistentes tenían sus oficinas, donde se tomaron las grandes decisiones sobre la persecución de los oponentes políticos, la “germanización” de los territorios ocupados en Polonia y la URSS, el asesinato de los prisioneros de guerra soviéticos y el genocidio de los judíos europeos; donde los Einsatzgruppen fueron creados y donde se preparó la Conferencia de Wannsee. No existe ningún otro lugar donde el terror y el asesinato fuese planeado y organizado a la misma escala.

Al mismo tiempo que se organizaban y administraban estos crímenes, el equipo y dirigentes de la RSHA (Oficina Superior de Seguridad del Reich) estaba directamente relacionado con las políticas de exterminio de las unidades especiales de la Policía y las SS (Einsatzgruppen), en los territorios ocupados.

El primer movimiento decisivo hacia esta zona llegó en mayo de 1933, cuando la recién creada Gestapo se trasladó al edificio de la Prinz-Albrecht-Strasse 8, la anterior Escuela de Artes Industriales y Artesanos. En abril de 1934, tras el nombramiento de Himmler como Inspector de la Gestapo, como Reichsführer SS, transfirió las ramas administrativas de las SS y el SD desde Munich a Berlín, y las instaló en las proximidades de su nuevo cuartel general. A finales de 1934, una gran parte de los líderes de las SS se trasladaron al Hotel Prinz Albrecht (Prinz-Albrecht-Strasse 9), mientras que el SD se trasladaba al Palacio Prinz Albrecht (Wilhelmstrasse 102).

La proximidad física de las agencias de policía, SS y SD, revelaba la estrecha interconexión entre el Estado y el Partido, característico del sistema de dominio nazi. En 1939, la Gestapo, la Policía Criminal y el SD fueron oficialmente reconstruidos como una organización, la Oficina Principal de Seguridad del Reich, que era simultáneamente una agencia del Estado y del Partido.

Desde el momento en que la maquinaria de vigilancia y persecución asumió más y más tareas y empleaba más y más personal, los edificios de la Prinz-Albrecht-Strasse y la Wilhelmstrasse dejaron de ser suficientes. Los departamentos administrativos se extendieron, primero dentro de los vecindarios cercanos y, posteriormente, por toda la ciudad. Para 1943, el RSHA había distribuido sus departamentos administrativos en 30 edificios, entre Weissensee y Wannsee, entre ellos la Oficina de Eichmann (Eichmann-Referat). Y el RSHA fue sólo una de las doce oficinas principales de las SS.

Hasta el final de la guerra, el complejo de la Prinz-Albrecht-Strasse y la Wilhelmstrasse se mantuvo como centro administrativo del Estado SS, el centro del aparato de terror, con las oficinas principales de Himmler, Heydrich, Kaltenbrunner y Heinrich Müller (Gestapo Müller); aquí estaba la principal prisión de la Gestapo y se controlaba la red de oficinas regionales y comandantes locales, las oficinas administrativas de los HSSPF, etc. Desde aquí se preparó el genocidio de los judíos, las deportaciones y exterminios que se coordinaban con las autoridades estatales. Los Einsatzgruppen enviaban sus informes desde Polonia y la Unión Soviética; se coordinaba la persecución de los oponentes al régimen en Alemania y, posteriormente, de los territorios ocupados.

Los bombardeos de saturación que comenzaron en noviembre de 1943 causaron graves daños al interior de la ciudad. En abril y mayo de 1944, el distrito gubernamental, incluyendo los edificios de la Gestapo y las SS, fueron el objetivo de intensos bombardeos, y muchos edificios fueron dañados durante esas semanas. En febrero de 1945, el cuartel general de la Gestapo fue sacudido por un duro ataque aéreo, y en los últimos días de la guerra se añadieron los duros combates que se produjeron en Berlín. En esos momentos, la mayoría de los líderes de la Gestapo y las SS habían huido de la ciudad, y el único que permaneció en ella fue el jefe de la Gestapo, Heinrich Müller.

La prisión de la Gestapo se mantuvo en funcionamiento hasta el día de la capitulación, pero en la noche del 23 al 24 de abril, la Gestapo ejecutó a la mayoría de los internos; sólo 6 presos estaban con vida en el momento de la liberación.

Poco después de la caída del Tercer Reich, el edificio que había alojado a la Gestapo y a la Oficina Principal de Seguridad del Reich fue rápidamente olvidado. Las tropas de ocupación estaban mucho más interesadas en el Reichstag y la nueva Cancillería, que simbolizaban el comienzo y el final del régimen nazi.
 
La creación del memorial


El período de posguerra

Durante este período, las informaciones en diarios, libros, panfletos y documentales sobre los crímenes cometidos por el régimen nazi, no quedaron sin efecto. Pero como en el resto de Alemania, también se produjo un movimiento de reacciones defensivas entre diferentes segmentos de la población de Berlín: la tentación de no enfrentarse con el pasado y, sencillamente, olvidarlo, era demasiado grande. El consenso anti-fascista del período de la inmediata posguerra se reflejó en septiembre de 1945 y en 1946, durante las grandes ceremonias conmemorativas en recuerdo de las víctimas del “terror fascista”. Pero pronto, estos conceptos fueron reemplazados por una nueva concepción, centrada en la nueva situación creada por la Guerra Fría.

En el transcurso de los años, los terrenos del edificio del RSHA fueron cayendo progresivamente en el olvido. Sólo los antiguos presos de la Gestapo visitaban, ocasionalmente, el lugar de sus sufrimientos: las visitas mejor documentadas fueron las de Günther Weisenborn y Bertold Brecha, en noviembre de 1950.

Aunque la Prinz-Albrecht-Strasse pertenecía al distrito administrativo controlado por los soviéticos (Mitte), los edificios de la parte sur formaban parte del distrito administrativo controlado por los americanos (Kreuzberg), el terreno del antiguo RSHA estaba ahora exactamente situado en el punto donde el Berlín Este y Oeste confluían. De los edificios de la Wilhelmstrasse que habían alojado oficinas administrativas de la Gestapo o del RSHA durante el Tercer Reich, ninguno de ellos quedaba en pié en 1950.

El descubrimiento

El primer ímpetu para redescubrir los terrenos de significado histórico se produjo a finales de los años 1970, gracias al historiador de la arquitectura Dieter Hoffmann-Axthelm. A partir de 1980, diversas organizaciones comenzaron a pedir que se erigiese un memorial en aquellos terrenos, en honor de las víctimas del Fascismo.

La subsiguiente discusión sobre qué hacer con aquellos terrenos estuvo, durante los años 1980, influida por el interés renacido, particularmente entre los más jóvenes, en la historia del régimen nazi. Este interés llevó a una creciente curiosidad sobre la historia de la vida diaria y la historia local, y en la investigación y documentación de la historia de la ciudad y sus distritos. En 1982, tras una moción aprobada del SPD para crear un memorial, se hicieron los preparativos para un concurso, patrocinado por la ciudad de Berlín en junio de 1983, aunque esta idea tuvo numerosas dificultades para ser llevada a la práctica.

En relación con la celebración del 750 aniversario de la ciudad de Berlín,e n 1987, se llegó a una solución interina. La historia de las SS y la Policía en el antiguo centro administrativo del Estado de las SS, debía ser visto como “Topografía del Terror”, pero sin anticipar, de ninguna forma, una decisión de futuro sobre el uso del terreno y su diseño.

En respuesta a diferentes presiones de diversos comités ciudadanos y organizaciones políticas, se llevaron a cabo excavaciones y esfuerzos para salvaguardar los restos, en el verano de 1986. Poco a poco fueron emergiendo los fragmentos de los cimientos de los edificios, paredes y los terrenos de las celdas.

Los intentos para acentuar el especial significado histórico, pero sin eliminar los restos de la historia de la posguerra con sus esfuerzos, se mantuvieron durante toda la fase. El énfasis se puso en el carácter del terreno del terror, como una herida abierta de la ciudad, pero también en el hecho de que era un lugar especial de conmemoración y reflexión sobre los orígenes y consecuencias del dominio nacionalsocialista. La solución interina, que originalmente estaba planeada para unos pocos meses, se convirtió, mientras tanto, en un elemento indefinido, que se extendía por el gran interés del público y por el elevado número de visitantes: durante el primer año, más de 300.000 personas de todas las edades visitaron la exposición “Topografía del Terror”, entre ellos un gran número de extranjeros.

En febrero de 1989, el Senado de la ciudad de Berlín nombró una comisión de expertos para hacer sugerencias para el diseño y uso de los terrenos. En marzo de 1990, la comisión preparó su informe conclusión, que sirvió como base para posteriores decisiones políticas. La comisión señalaba la importancia de trabajar conjuntamente con otros memoriales y centros educativos, instituciones referidas a temas políticos e históricos, escuelas e iglesias, partidos políticos y sindicatos, grupos de ciudadanos y talleres históricos, etc. También se informaba de que esa cooperación era fundamental para el éxito y el impacto del trabajo de la Fundación.

En Berlín, por ejemplo, la Fundación ha trabajado conjuntamente con la Academia de las Artes, el Memorial de Berlín, la Fundación de Memoriales de Brandenburg y la Universidad Técnica de Berlín. Algunos de los eventos han sido organizados con instituciones de fuera de Berlín, como las oficinas centrales de educación de diversos Länder, centros de memoriales de Alemania, Italia, Polonia, República Checa y los Estados Unidos.

En 1992 se creó la Fundación Topografía del Terror, y en abril de 1995 se transformó en una fundación independiente. En mayo de ese año se inició la construcción de un centro de documentación y estudio en los terrenos del antiguo centro del RSHA y se estableció una exposición al aire libre, en 1997. En conjunto con el nuevo edificio, la Fundación ofrece un programa estructurado multidisciplinar de exposiciones y estudios en profundidad de la historia del dominio nazi y de la violencia. Además de la exposición permanente y las temporales, el programa incluye una amplia biblioteca especializada, colecciones de documentos, fotografías, películas y varios bancos de datos especiales.

La Fundación Topografía del Terror

La misión de la Fundación es profundizar en la información histórica sobre el Nacionalsocialismo y sus crímenes, así como estimular la confrontación activa con esa historia y su impacto desde 1945. Además, la Fundación sirve como consejera del Land de Berlín en todos los temas referentes a estas cuestiones.

La Fundación ha tenido una larga y exitosa historia. Su establecimiento fue el resultado de un extenso y controvertido intercambio de ideas, en el que el apoyo de grupos sociales e individuales jugó un papel de gran importancia, y puso final a muchos años de represión y olvido. Cuando la Fundación fue creada, en 1992, también se decidió crear un centro de documentación y de visitantes.

El Departamento Museo Memorial de la Fundación aconseja y coordina los museos del memorial y las iniciativas, en diversas formas, como la organización de seminarios educativos y la promoción del contacto entre instituciones e individuos que están investigando un acontecimiento histórico específico o trabajando en los conceptos del museo. Este Departamento se ha convertido en un elemento crecientemente activo en la coordinación de los diversos museos del memorial y diversas iniciativas dentro de Alemania, pero también en el establecimiento de programas de intercambio con el extranjero.

La Fundación organiza y ofrece seminarios y conferencias en temas especializados. Algunos de estos actos están dirigidos a temas históricos seleccionados y específicos, como el trabajo esclavo, los campos de reeducación por el trabajo, etc.; otros preparan a los educadores o al personal de museos o departamentos y archivos históricos.

La introducción de seminarios de estudio internacional para el trabajo del Departamento se ha demostrado como altamente efectivo a la hora de establecer formas de cooperación internacional. El Departamento coordina, además, la red de trabajo memorial nacional e internacional sobre las víctimas nazis y organiza seminarios, viajes de estudio y conferencias. En el año 2006 se ha integrado en la Fundación el “Centro de Documentación para el trabajo nazi/forzado en Berlín/Schöneweide”.

La biblioteca de la Fundación es un referente que actualmente tiene unos 19.000 volúmenes y 100 publicaciones periódicas. Sus especialidades son las SS, Gestapo y Policía en el Tercer Reich, pero también tiene una gran colección de literatura sobre Nacionalsocialismo en general, así como sobre el período anterior a 1933 y posterior a 1945. Los artículos de revistas referidos a las SS, la policía y la Gestapo en el Tercer Reich, y que no están disponibles en la colección periódica de la biblioteca, han sido sistemáticamente investigados, copiados y están disponibles para los visitantes de la Fundación.
(http://www.topographie.de/opac/index.php)

Las exposiciones

Los terrenos de los antiguos edificios ofrecen numerosos restos históricos, por lo que se han convertido en una parte esencial de la “primera exposición” de la documentación “Topografía del Terror”. Complementando el nuevo edificio, la totalidad de los terrenos abrieron al público y se explicó y documentó su significado histórico. Entre los restos materiales descubiertos durante las excavaciones de 1986 y 1996-1997 están los restos de los edificios históricos, a lo largo de la Prinz-Albrecht-Strasse y la Wilhelmstrasse.

Desde diciembre de 1997, la documentación correspondiente a “Topografía del Terror”, que fue abierta en 1987, ha sido presentada como una exposición al aire libre en las excavaciones a lo largo de la Niederkirchnerstrasse. Se hacen visitas guiadas y charlas informativas; además está disponible al público el catálogo editado de la exposición. Además, los terrenos de la Fundación, a lo largo de la Niederkirchnerstrasse, están bordeados por una parte del Muro de Berlín.

Con el apoyo financiero de una de las secciones de la Oficina Federal Central para la Educación Política, una versión abreviada de la exposición documental “Topografía del Terror” se produjo a comienzos del verano de 1998. Esta versión reducida está disponible como exposición itinerante y ha sido presentada en diversos lugares, incluyendo Witten, Hof y Munich.

Desde 1996 hay también una exposición callejera de la Fundación en la Wilhelmstrasse.

En el Memorial de la Rosenstrasse, la Fundación erigió dos pilares informativos, en marzo de 1999, documentando los acontecimientos históricos en memoria de la “protesta femenina en la Rosenstrasse en 1943”.

Otros proyectos

Además de la exposición principal que se trasladó en la primavera-verano de 1989 a varias ciudades en la Alemania Oriental, una versión inglesa fue presentada en Chicago en 1993, y una versión italiana se presentó en Milán y Génova, en 1994. La Fundación ha creado también exposiciones especiales e itinerantes sobre diferentes temas referentes a la historia del Nacionalsocialismo.

Por ejemplo, existe una exposición documental denominada “La guerra contra la Unión Soviética 1941-1945. Una documentación en el 50 aniversario de la invasión de la Unión Soviética”, que abrió en 1991 y ha sido presentado en otras ciudades alemanas, además de Berlín. Una versión en ruso se exhibió en la primavera-verano de 2000, en celebración del 55 aniversario del final de la guerra, en Moscú y San Petersburgo.

La exposición titulada “La quema de libros del 10 de mayo de 1933”, que la Fundación produjo en conexión con la inauguración del memorial de la Bebelplatz, en 1995, fue presentado en hebreo en Tel Aviv, en 1996. Como parte de un evento de la Universidad Humboldt, la documentación fue presentada nuevamente en Berlín, en 1998.

La Fundación preparó también la documentación “Berlín 1945”, en el 50 aniversario del final de la guerra.

Con motivo de la inauguración de la nueva sinagoga de Oranienburger Strasse, la Fundación fue encargada por el Centrum Judaicum para preparar una exposición sobre “Historia judía en Berlín”. La exposición fue vista entre mayo de 1995 y febrero de 1996. La exposición documental “1936. Los Juegos Olímpicos y el Nacionalsocialismo”, siguió en 1996.

Como centro de documentación para la historia de la notable Oficina de Asuntos Judíos, del RSHA, una parada de autobús, frente a la antigua oficina de la Kurfürstenstrasse 115-116, fue diseñada en diciembre de 1998 con información, tanto en alemán como en inglés.

La Fundación presenta, regularmente, lecturas y conferencias de temas relacionados con diferentes aspectos de la persecución nacionalsocialista. Varias veces al año, ofrece seminarios sobre temas especializados, dirigidos, sobre todo, a miembros del personal de los centros memoriales, así como otras personas individuales interesadas.

Contacto

Stiftung Topographie des Terrors
Niederkirchnerstrasse 8
10963 Berlín
www.topographie.de

volver