topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Alemania
   
Museo de la Marcha de la Muerte Below
Memorial del campo de concentración de Bergen-Belsen
Monumento por los judíos asesinados de Europa (Berlín)
Memorial del campo de concentración de Breitenau
Memorial del campo de concentración de Buchenwald
Memorial del campo de concentración de Dachau
Memorial del campo de concentración de Dora-Mittelbau
Memorial del campo de concentración de Drütte
Museo Memorial de la Prisión de la Gestapo EL-DE Hause
Memorial del parque en Falkensee
Memorial del campo de concentración de Flossenbürg
Memorial del campo de concentración de Fuhlsbüttel
Memorial de la Resistencia alemana
Memorial de Hadamar
Memorial del campo de concentración de Hinzert
Memorial del campo de concentración de Kaltenkirchen
Memorial del campo de concentración de Kochendorf
Memorial del campo de concentración de Ladelund
Memorial del campo de concentración de Leonberg
Centro documental del campo de concentración de Lieberose
Memorial del campo de concentración de Neuengamme
Memorial de Plötzensee
Memorial del campo de concentración de Ravensbrück
Centro documental del Congreso del Partido en Nürnberg
Memorial del campo de concentración Sachsenhausen
Memorial del campo de concentración de Sandhofen
Memorial del campo exterior de Braunschweig-Schillstrasse
Fundación Topografía del Terror
Museo y Memorial Haus der Wannsee-Konferenz
Erinnerungsort Topf & Söhne
Memorial de las víctimas de los asesinatos de “eutanasia” nacionalsocialista
Memorial a los Sinti y Roma asesinados bajo el Nazismo en Marzahn
Memorial a los Sinti y Roma de Europa asesinados bajo el Nacionalsocialismo
Memorial a los homosexuales perseguidos por el Nazismo
Denkmäler Kindertransport
Memorial Andén 17 – Berlín Grunewald
Gedenkstätte Grafeneck
   
   
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Memorial del campo de concentración de Buchenwald


El 15 de julio de 1937 llegaron los primeros internos a Ettersberg, procedentes del campo de concentración de Sachsenhausen. En las semanas siguientes, las SS disolvieron el campo de Sachsenburg y Lichtenburg, y transportaron a sus internos (miembros de la resistencia, Testigos de Jehová, criminales habituales y algunos homosexuales) al nuevo campo de Ettersberg. Todos ellos fueron puestos a trabajar en la limpieza de la zona boscosa, tapando pozos y zanjas, construyendo carreteras, cuarteles, barracones, etc. El primer comandante de este campo fue Karl Koch. Pocos días después, el nuevo campo de Ettersberg fue renombrado como Konzentratioslager Buchenwald.

A finales de ese mismo año había 2.561 detenidos en el campo; ese verano murieron los primeros 48 internos, que fueron cremados en el crematorio municipal de la ciudad de Weimar.

En febrero de 1938 el Búnker del campo, las celdas de detención, en una de las alas del edificio de la entrada, recibía sus primeros prisioneros. El carcelero de las SS, Martin Sommer, convertirá este centro en el núcleo central de tortura y asesinato del campo. En abril, la campaña de arrestos masivos dirigida contra los vagos y mendigos provocó que miles de personas que habían rechazado un empleo, las personas sin techo o residencia legal, fuesen internadas en campos de concentración. Un buen número de ellos llegó al campo de Buchenwald. En junio de ese año, el trabajador Emil Bargatzky era ahorcado públicamente, frente a la asamblea de todos los internados. Esta será la primera ejecución pública que tendrá lugar en un campo de concentración alemán. Poco después, ese mismo mes, comenzaban a llegar los primeros internados judíos al campo, alojados en un granero y empleados en la construcción de las cocinas, sin camas o mesas. En septiembre, llegaron los primeros presos austriacos, procedentes del campo de Dachau; entre ellos había muchos judíos prominentes de los campos del arte, la educación y la ciencia. En octubre, el número de presos excedió los 10.000, por primera vez, aunque el prógrom antijudío de noviembre de 1938 elevó el número de internos con 9.845 nuevos detenidos, que fueron alojados en una zona de alambradas y tratados brutalmente: 250 de ellos murieron durante el proceso. A finales de año, el campo llegaba a 11.028 presos, y entre las 771 personas que habían muerto, 408 eran judías.

En febrero de 1939 se produjo la primera epidemia de tifus en el campo, como resultado de la sobrepoblación y la constante escasez de agua e higiene. Para intentar evitar que la plaga se extendiese, el campo fue puesto en cuarentena. En septiembre se creó un campo especial, cuyos primeros internos fueron 110 polacos que las SS abandonaron en un recinto de alambradas donde se les dejó morir de hambre y frío en pocas semanas.

Con el comienzo de la guerra, más de 8.500 hombres fueron internados en el campo, incluyendo aproximadamente 700 checos, centenares de gitanos del Burgenland (Austria), más de 2.200 polacos y más de 1.000 judíos vieneses. En el campo especial, las SS apiñaron a más de 3.000 polacos y judíos en tiendas, de modo que el campo especial se convirtió en una forma de asesinato que adquirió los atributos de un asesinato masivo, debido a las condiciones intencionadas, el hambre, el terror y la negligencia. Debido a estas condiciones, el campo tuvo que ser nuevamente puesto en cuarentena en noviembre, debido al estallido de una epidemia de disentería. Poco después, las SS se vengaron sobre los judíos del campo, debido al atentado que había sufrido Hitler el 9 de noviembre de 1939 en Munich; todos los judíos del campo vieron suprimidas sus raciones de comida durante tres días. A finales de ese año había 11.807 internos en el campo, y los muertos alcanzaron la cifra de 1.235.
 
A comienzos de 1940, cientos de deportados, especialmente judíos de Viena y gitanos de Burgenland, murieron víctimas del frío y de los trabajos forzosos, o por medio de inyecciones letales. En ese mismo período comenzó la construcción del crematorio del campo, junto a la zona de asamblea. En febrero, el campo especial fue disuelto: la mitad de sus internos habían muerto. En septiembre, tras la puesta en marcha del crematorio, se dio la orden de quitar las piezas de oro de los cuerpos antes de la cremación. A finales de ese año, la población del campo había decrecido hasta 7.440 personas, y habían muerto 1.772 internos.

En la primavera de 1941, las SS transfirieron a los judíos holandeses, así como la mayoría de gitanos, al campo de concentración de Mauthausen, donde la mayoría murió en la cantera del campo. Ese verano, dos transportes de polacos y judíos llegaron procedentes del campo de Dachau en unas pobres condiciones físicas: los enfermos de tuberculosis fueron aislados del resto del campo y asesinados por medio de inyecciones letales. Mientras tanto, dos transportes con 187 enfermos mentales salen del campo, en dirección al centro de eutanasia de Sonnenstein, cerca de Pirna, donde fueron gaseados.

En septiembre comenzaron a llegar los primeros prisioneros de guerra soviéticos, que fueron asesinados por las SS en la zona de la Deutsche Ausrüstungswerke (DAW). Posteriormente se habilitó una zona de fusilamiento en la parte occidental del campo; en los dos años siguientes, un comando de las SS asesinó aproximadamente a 8.000 prisioneros de guerra soviéticos, de un tiro en la nuca. El 18 de octubre, un transporte de 2.000 prisioneros de guerra soviéticos llega al campo, y son internados en la parte occidental, donde las SS crea un campo especial para esos presos. A finales de 1941, el comandante del campo Koch es transferido a Lublin. En ese momento hay 7.911 detenidos y 1.903 prisioneros de guerra soviéticos en el campo. Durante ese año han muerto en el campo 1.522 hombres, aunque los prisioneros soviéticos asesinados no aparecen en los informes o archivos del campo.

En enero de 1942, Hermann Pister asume el cargo de comandante del campo de concentración de Buchenwald. Al mismo tiempo, en los barracones 44 y 49 han comenzado a realizarse experimentos médicos con internos, desde los centros Behring-Werke en Marburg/Lahn, el Robert-Koch-Institut de Berlín, y el Institut für Fleckfieber- und Virusforschung des Oberkommandos des Heeres Krakau. Aproximadamente 150 internos son infectados artificialmente, y cinco de ellos morirán en el transcurso del experimento. En febrero se establece el primer subcampo de Buchenwald, en una factoría de armamentos, la Gustloff-Werke de Weimar. Antes de que esté acabado de construir, en el otoño de 1943, los trabajadores internos deben hacer el viaje desde Ettersberg hasta la factoría y volver, diariamente. En julio, unos 300 disminuidos y 51 sacerdotes son transferidos desde Buchenwald al campo de concentración de Dachau. Comienza también la construcción de una factoría de armas de la Fritz Sauckel Plant de la Wilhelm-Gustloff-NS-Industriestiftung, en la zona de Weimar. A mediados de año, comienzan a ser transferidos al campo una gran masa de detenidos soviéticos, como mano de obra esclava; a comienzos de 1943, su número habrá llegado a unos 4.500 internos. En agosto, el Departamento Económico de las SS, que supervisa la administración del conjunto de campos de concentración, ordena la entrega del cabello rapado a los detenidos, para la producción de filtro y textiles. En el barracón 46, donde se realizan experimentos de infección de tifus, se inician una nueva serie de experimentos con presos. El médico del campo propone que los registros de las muertes de los detenidos soviéticos sean reducidos al mínimo.

A finales de 1942, se finaliza la expansión del crematorio del campo, y entra en funcionamiento el segundo horno crematorio del campo. También se construye un edificio de desinfección, y se expande el campo por la creación de un campo de cuarentena (denominado “campo pequeño”). En este momento, el número de deportados alcanza los 9.517 internos, y han muerto 2.898 presos (uno de cada tres). En enero de 1943, el Campo Pequeño recibe sus primeros internos.

En marzo de 1943 entra en funcionamiento la factoría de armamentos adyacente al campo, denominada Gustloff-Werke II, con mano de obra esclava procedente del campo. También se inicia la construcción de una línea ferroviaria hacia Weimar, un proyecto que los deportados deben terminar en un período de sólo tres meses. Se establecen grandes subcampos en la Erla-Maschinenwerk GmbH en Leipzig, la Jukers Flugzeugwerke en Schönebeck, y la Rautelwerke en Wenigerode. En estos centros industriales, los internos de Buchenwald son obligados a trabajar en la industria de armamentos, mientras grandes transportes de detenidos polacos llegan procedentes de Auschwitz y Majdanek. En abril comenzaron nuevas series de experimentos con internos, en el bloque 46, con medicaciones contra el tifus manufacturadas por la compañía Hoechst; más de la mitad de los sujetos del test murieron entre sufrimientos durante los experimentos, que no acabaron hasta finales de mayo. En mayo, un gran número de presos prominentes franceses, entre ellos muchos miembros del gobierno como Edouard Daladier, Paul Reynaud y Leon Blum fueron internados en el campo; Blum permaneció allá hasta abril de 1945. Poco después llegaba el primer gran transporte de franceses, procedentes del campo de tránsito de Compiegne, en el Norte de Francia.

En agosto de 1943, en preparación para la planeada producción de cohetes, el subcampo “Dora”, una instalación subterránea, se crea en Nordhausen. Durante los primeros seis meses de excavación del túnel, casi 3.000 presos mueren en las obras. Ese mismo mes, El primer gran transporte de presos ucranianos llegaba a Buchenwald. A finales de año, el número de presos se había incrementado hasta los 37.319, entre ellos 14.500 rusos, 7.500 polacos y 4.700 franceses, junto a 4.800 alemanes y austriacos. Casi la mitad de ellos se encuentran ubicados en los subcampos. En 1943 murieron en el complejo del campo de Buchenwald un total de 3.516 presos.

En enero y febrero de 1944, las SS transfirieron 1.888 presos enfermos y débiles desde el subcampo Dora al campo de concentración y exterminio de Majdanek. El número de subcampos dependientes de Buchenwald se fue incrementando progresivamente: en marzo eran 22, y del conjunto de 42.000 internos, la mitad trabajaba en la industria de armamentos. Un informe de marzo señalaba que el 80% de los internos en el campo de Buchenwald (18.990) estaban crónicamente desnutridos, y uno de cada diez sufría de tuberculosis. Las SS transfirieron 1.000 internos enfermos desde el subcampo de Dora al campo de concentración de Bergen-Belsen. Entre mayo y julio de 1944, más de 8.000 judíos húngaros que habían sido excluidos del proceso de exterminio de Auschwitz, fueron enviados a Buchenwald y otros subcampos para llevar a cabo trabajos pesados en los equipos de construcción de las SS, donde la mayoría de ellos murieron, como consecuencia de las crueles condiciones de vida. Desde agosto, debido al comienzo de las evacuaciones de los campos más orientales y de aquellos que estaban más próximos al frente, Buchenwald acomodaba a 31.491 personas; miles de ellos vivían en tiendas o no tenían ningún tipo de alojamiento. En los subcampos había, además, más de 43.500 internos. Los ataques aliados a las fábricas de armamentos e instalaciones de las SS localizadas cerca del campo las destruyeron parcialmente, pero como los internados debían permanecer en las factorías, muchos murieron y varios miles resultaron heridos.

Al mismo tiempo, en el marco de las operaciones de arresto que siguieron al fracasado atentado contra Hitler del 20 de julio de 1944, la Gestapo internó en Buchenwald a 742 antiguos parlamentarios y miembros de diferentes partidos políticos de la época de Weimar. El 18 de agosto, el antiguo líder del KPD, Ernst Thälmann, fue fusilado en los terrenos del crematorio de Buchenwald. En agosto-septiembre de 1944, la administración del campo de concentración de Buchenwald se hizo cargo de los subcampos derivados del campo de Ravensbrück, en los que miles de mujeres habían sido internadas. A finales de septiembre y comienzos de octubre, 1.953 miembros de la policía danesa fueron deportados a Buchenwald, 60 de los cuales murieron en el Campo Pequeño, antes de que el grupo fuera transferido, a finales de año.

Después de una selección de judíos enfermos de los subcampos de la Braunkohle-Benzin AG, en Rehmsdorf y Magdeburg, las SS enviaron a 1.188 judíos a Auschwitz para su exterminio, en octubre. Para diciembre, el número de estos transportes de exterminio de otros campos incluía hombres, mujeres y niños judíos, así como gitanos, que eran enviados a la muerte. Ese mismo mes, el subcampo de Dora y sus destacamentos externos obtuvieron el estatus de un campo de concentración independiente: Konzentrationslager Mittelbau-Dora. En diciembre, el número de judíos internados en Buchenwald se había incrementado hasta 15.000, debido a la disolución del campo de Plaszow y los campos de trabajo forzoso de Czestochowa y Piotrkow. Más de una tercera parte de las 87.000 personas internadas en el complejo de campos de Buchenwald tenían menos de 21 años. A finales de 1944 estaban internados en este complejo 63.048 hombres y 24.201 mujeres, y el número de muertos de ese año fue de 8.644 personas.

En enero de 1945, en vista del avance del Ejército Rojo, las SS disolvieron el resto de campos de concentración y de trabajo que aún existían en Polonia, enviando sus internos, en devastadoras marchas de evacuación, hacia el interior del Reich. 4.200 judíos de Czestochowa llegaron entre el 18 y el 20 de enero a Buchenwald; 7.350 judíos de Auschwitz entre el 22 de enero y el 5 de febrero; 7.800 presos de Gross-Rosen entre el 10 de febrero y el 5 de marzo. Todos aquellos que llegaban a Buchenwald con vida estaban marcados por el cansancio, el hambre y el frío; muchos de ellos se encontraban mortalmente enfermos, y cientos de cuerpos quedaban en el camino.

En febrero de 1945, el complejo de Buchenwald era el campo de concentración más grande que quedaba. A finales de ese mes, había 112.000 personas, incluyendo 25.000 mujeres tras las alambradas del campo principal y sus 88 subcampos, y un tercio de ellos eran judíos. Desde enero, el Campo Pequeño, localizado en la parte norte de Buchenwald, servía como centro de preparación de los transportes masivos. Miles de internados eran enviados hacia el campo de Mittelbau-Dora y los subcampos de Buchenwald. El número de muertos, enfermos, etc., que quedaban en el Campo Pequeño se incrementaba cada día.

Los presos “prominentes” estaban encerrados en celdas de un cuartel de las SS, entre ellos el Dr. Dietrich Bonhöffer; los miembros de las familias de los implicados en el atentado del verano de 1944 se encontraban en barracones de aislamiento, donde permanecieron hasta abril.

El sistema de trabajo forzoso se mantuvo en marcha en el complejo de Buchenwald hasta el último día. Los subcampos no fueron evacuados hasta que el frente se encontró en las inmediaciones, y las SS evacuaron a todos los internos que podían caminar, llevando a cabo diferentes matanzas en Leipzig, Gardelegen y Ohrdruf.

En la noche del 6 de abril de 1945 había 47.500 internos en el campo de Buchenwald, incluyendo 22.900 en el campo principal y 18.000 en el Campo Pequeño. En los terrenos de las empresas de las SS quedaban unos 6.600 judíos, preparados para la evacuación. El comandante del campo Pister dio las órdenes de evacuación: entre el 7 y el 10 de abril, 28.000 internos del campo principal y el Campo Pequeño fueron enviados por ferrocarril o a pie en dirección a Dachau y Flossenbürg, y al ghetto de Theresienstadt; durante el camino murieron miles de ellos.

El 11 de abril de 1945, las unidades del Ejército norteamericano llegaron al campo de concentración de Buchenwald, mientras las SS huían y los internos se levantaban en armas, ocupando las torres y haciéndose cargo de la administración y el orden del campo. 21.000 presos estaban aún en el campo cuando llegaron los americanos. Entre comienzos de 1945 y el 11 de abril de ese año, 13.969 personas habían muerto en el campo de concentración de Buchenwald, y centenares más murieron durante las semanas siguientes, debido a las condiciones de su prisión. El número de los que murieron durante las marchas de evacuación sólo puede ser estimado entre 12.000 y 15.000 personas.

El 13 de abril, en una asamblea de socialdemócratas alemanes y austriacos, en la que también tomaron parte socialistas franceses, polacos, belgas, checos, daneses y holandeses, Hermann L. Brill leyó el “Manifiesto de los Socialdemócratas del antiguo Campo de Concentración de Buchenwald”. Uno de los documentos programáticos más importantes.

El 16 de abril, por orden de las autoridades americanas de ocupación, un millar de ciudadanos de la ciudad de Weimar fueron obligados a visitar el campo, donde aún quedaban a la vista las marcas de los asesinatos masivos y el horror. El 19 de llevó a cabo una ceremonia conmemorativa por las víctimas del campo, en la que los supervivientes pronunciaron lo que se ha conocido posteriormente como el “juramento de Buchenwald”, contra el fascismo y la guerra.

En agosto de 1945, el campo quedó bajo el control de la administración militar soviética, que estableció el Campo Especial Nº 2.

Entre julio de 1937 y abril de 1945, unas 250.000 personas procedentes de todos los países de Europa, pasaron por Buchenwald. El número aproximado de víctimas se estima en 56.000, de las que sólo 34.375 están registradas en los archivos del campo: no están registrados los prisioneros de guerra soviéticos ejecutados, ni los internos de la Gestapo (unos 1.100) asesinados junto al crematorio, las personas que llegaban muertas al campo ni las víctimas de las marchas de evacuación; aproximadamente 11.000 judíos se cuentan entre las víctimas.

El Campo Especial Nº 2 (1945-1950)

El denominado Campo Especial 2 Buchenwald, creado en agosto de 1945, fue uno de los diez campos y tres prisiones localizadas en la zona soviética ocupada, y utilizadas por los ocupantes para el internamiento de alemanes.

El servicio de seguridad soviético se hizo cargo de las instalaciones de Buchenwald ya existentes, para el internamiento inicial de personas de la región. A finales de 1945, el número de internados se había incrementado hasta casi 6.000 personas, incluyendo a un pequeño grupo de criminales de guerra nazis, un gran número de funcionarios medio-bajos del NSDAP, el Estado nazi y un grupo de líderes y miembros de las Juventudes Hitlerianas, las Waffen SS, la policía y la Wehrmacht, así como un gran número de personas que habían sido internadas por denuncias, confusiones de identidad, y arrestos arbitrarios. En total, entre agosto de 1945 y febrero de 1950, 28.455 personas (según las autoridades soviéticas) pasaron por este Campo Especial; la proporción de personas internadas por oposición al poder ocupante fue pequeña. La población del campo fue constantemente rellenada con transportes de otros centros de internamiento, hasta la final disolución. El número de internos en el Campo Especial 2 alcanzó su población máxima en la primavera de 1947, con 16.371 personas.

Aunque los abusos físicos a manos de las fuerzas de seguridad soviéticas eran frecuentes en los arrestos e interrogatorios de los presos, raramente ocurrían durante la vida diaria del campo. Sin embargo, las condiciones higiénicas eran pésimas y se producían constantes problemas de infecciones de la piel, aunque le hambre y el aislamiento eran las principales características de la vida diaria.

De acuerdo con las estadísticas soviéticas, 7.113 personas murieron en el Campo Especial 2 Buchenwald. Fueron enterradas en fosas comunes, y sus familiares no recibieron ninguna notificación conforme se había producido la muerte. La disolución del campo comenzó en enero de 1950, y fue concluida un mes más tarde.

La creación del memorial

Desde 1945, la reconstrucción e interpretación de la historia de Buchenwald se ha visto decisivamente influenciada por el hecho de que, en comparación con otros campos de concentración nazis, un relativamente elevado número de presos políticos alemanes, especialmente comunistas y socialdemócratas, estuvieron internados en el campo de concentración de Buchenwald y pudieron sobrevivir. Todos estos presos tenían en común la idea de que era esencial para impulsar el Estado alemán, que se recordase la experiencia de la persecución política y la lucha política contra el régimen nazi, llevada a cabo en Buchenwald, y que las víctimas de la persecución política tuviesen un papel preponderante en el proceso de reconocimiento.

El campo de concentración de Buchenwald fue el primero en ser liberado por los aliados occidentales. La cobertura de prensa tuvo lugar inmediatamente en forma de informes, películas, fotografías, y una gran influencia de la percepción del mundo occidental de lo que habían sido los crímenes nazis y la realidad de los campos de concentración. Además, junto a las fotografías y películas, la recogida de informes escritos de los supervivientes contribuyó a la percepción de la realidad del campo y la diseminación de su historia.

En los primeros años después de la liberación, más de un centenar de supervivientes, especialmente personas que habían llevado a cabo funciones dentro del campo y estaban más familiarizados con su funcionamiento que otros, produjeron aproximadamente 150 informes de primera mano, a petición de los equipos de inteligencia de la División de Guerra Psicológica de las Fuerzas Aliadas. El primer informe sobre el sistema de campos de concentración fue preparado por el antiguo interno austriaco Eugen Kogon, que había estado fuertemente relacionado en la producción y compilación de los informes de los supervivientes. La primera edición de su libro apareció en 1946 (Der SS-Staat).

En julio de 1949, antes de la fundación oficial de la República Democrática alemana, la oficina de información de la administración militar soviética recomendó que la Asociación de Víctimas de la Persecución Nazi (Vereinigung der Verfolgten des Nariregimes) estableciese un museo nacional en el campo de concentración de Buchenwald, siguiendo los ejemplos de Auschwitz y Theresienstadt. Pero la visión de esta Asociación de un gran museo de la resistencia no pudo realizarse, porque se oponía a la visión de la dirección estatal y del SED: se decretó que el conjunto del campo debía destruirse; sólo el crematorio (como el memorial por la muerte de Ernst Thälmann), la entrada y las torres de vigilancia occidental y oriental debían mantenerse.

Las instalaciones no fueron destruidas con la intención de cubrir los trazos del antiguo uso del campo de concentración como Campo Especial soviético. Se mantuvo una combinación de destrucción y preservación fue dictado por un concepto específico de interpretar la historia del campo de concentración de Buchenwald desde un punto de vista específico. Más del 50% del conjunto fue abandonado. La impresión de desolación y abandono debía ser evocada, al mismo tiempo que debía dejarse constancia de la conciencia de derrota del horror fascista bajo la dirección de los resistentes comunistas.

Teniendo en cuenta esta interpretación, los cimientos del memorial fueron cubiertos en los años 1950 con una red de placas informativas que sumarizaban topográficamente la resistencia comunista y la solidaridad internacional bajo el liderazgo de los miembros del KPD. Esta visión simplificada de los hechos fue posteriormente reforzada por las exposiciones instaladas en 1954 y en los años que siguieron.

Finalmente, el 14 de septiembre de 1958 fue inaugurado el Memorial Nacional de Buchenwald (Nationale Mahn- und Gedenkstätte Buchenwald). El recién erigido memorial se adhería al culto al héroe del socialismo realista, aunque también había algunas claras referencias a la arquitectura nacional-conservadora posterior a la Primera Guerra Mundial, o a los monumentos funerarios del período de entreguerras. La identificación con la RDA y el bloque oriental fue de la mano del rechazo de la RFA y sus aliados occidentales como potenciales sucesores del Estado SS. La conmemoración no fue tanto un tema de examen crítico del pasado nazi como un proceso de enraizamiento con el Estado del SED.

El programa conmemorativo esencial del Memorial Nacional de Buchenwald apenas fue modificado durante toda la existencia de la RDA. Los pocos cambios que se introdujeron se referían únicamente a la expansión de la infraestructura del memorial y la modernización de las exposiciones históricas.

No fue hasta mediados de los años 1980 que ciertos aspectos del trabajo del memorial no fueron cuestionados. La exposición histórica fue puesta bajo intensa revisión, después de la restauración del antiguo almacén y se fueron analizando los diferentes “vacíos injustificados” en los conceptos, como el Pacto Hitler-Stalin y el destino de los presos judíos, homosexuales, Testigos de Jehová, gitanos, etc. El nuevo concepto que analizaba esos vacíos no pasó nunca del nivel de discusión académica y entre especialistas, y no encontró una expresión sustancial en la nueva exposición histórica ni en el trabajo científico general del memorial.

La historia del Campo Especial 2 representa otro vacío. Aunque su existencia no fue negada en esencia, su caracterización estereotípica como un campo normal de internamiento para criminales nazis y de guerra fue introducido para que cualquier preocupación sobre su historia apareciese como un acto obsoleto e injustificado, frente a los campos de concentración nazis. No se produjo ninguna introducción a las muertes ocurridas en el Campo Especial o de las fosas comunes cercanas al memorial.

A comienzos de 1990, siguiendo a la caída de la RDA, el Memorial de Buchenwald inició un serio proceso de reconcepción. Para septiembre de 1991, las líneas fundamentales de los nuevos planes habían sido asumidos por la comisión de historiadores nombrada por el Ministerio de Ciencias de Turingia: el campo de concentración nazi es el centro principal del memorial; la conmemoración del Campo Especial 2 queda subordinada; los centros conmemorativos deben estar espacialmente separados; la exposición permanente, fuertemente influenciada por la parcialidad de la historiografía de la RDA, debe ser nuevamente concebida y diseñada sobre las bases del estado actual de las investigaciones; es necesario introducir nuevos elementos de investigación para la planificación de un memorial del Campo Especial 2, y una exposición documental sobre ese campo.

Esa comisión estableció la necesidad de analizar el entorno político y la historia del Memorial Nacional de Buchenwald entre 1950 y 1990, su concepción por parte de la RDA, su explotación para los propósitos de la propaganda estatal y su instrumentalización política en este contexto. De acuerdo con estas recomendaciones, el nombre del memorial Nationale Mahn- und Gedenkstätte Buchenwald, pasó a ser Gedenkstätte Buchenwald.

Los sitios conmemorativos

Durante la era de la RDA se establecieron una serie de monumentos conmemorativos (placas) en lugares seleccionados: en el campo especial, en el campo para prisioneros de guerra soviéticos, los bloques 17 y 45, en memoria de los soldados soviéticos aliados y búlgaros internos de Buchenwald muertos, etc. El campo especial para judíos, localizado en la sección occidental entre 1938-1939, también está conmemorado con una placa de piedra.

El memorial de la RDA fue construido en la parte sur del Ettersberg, entre 1954 y 1958, describiendo el camino desde la muerte a la vida, con el lema “triunfo a través de la muerte y la lucha”. Esta escultura está dedicada a la lucha resistente llevada a cabo dentro del campo. En el interior de la torre, una torre de bronce cubre tierra y cenizas procedentes de otros campos de concentración; en la parte superior hay una campana.

Otro memorial judío, construido con piedras de la cantera de Buchenwald, en el lugar del antiguo bloque judío 22, fue dedicado el 9 de noviembre de 1993.

Un conjunto de losas negras de basalto, en una pequeña elevación, forma el memorial de las víctimas gitanas (Roma und Sinti), en el lugar del antiguo bloque 14, el llamado “bloque gitano”. Las losas llevan los nombres de otros campos de concentración y de exterminio.

En el lugar en el que los internados supervivientes erigieron el primer memorial en el campo liberado, el 19 de abril de 1945, ahora hay una marca conmemorativa de todos los internados en el campo de concentración. Una placa de metal lleva el nombre de las 50 naciones, en orden alfabético, de los presos que pasaron por Buchenwald.

En el lugar del antiguo Bloque 45, una piedra conmemorativa recuerda a los objetores de conciencia y desertores de la Wehrmacht transferidos al campo de concentración de Buchenwald desde las prisiones militares, después de ser sentenciados.

Una piedra conmemorativa, en memoria de los Testigos de Jehová que fueron perseguidos por razones religiosas y sufrieron y murieron en Buchenwald, fue erigida en el lugar del Bloque 45, en 2002.

En conmemoración de las mujeres y niñas (más de 26.000) que fueron obligadas a trabajar en la industria de armamentos alemana en los subcampos de Buchenwald, una piedra fue dedicada, en 2003, en el lugar del antiguo Bloque 5. Este bloque acogía al destacamento de trabajo de internos para la administración del trabajo, cuyas responsabilidades incluían la administración de los subcampos.

La exposición

La exposición, que cubre más de 1.600 m2 en dos plantas del antiguo almacén, es la más grande del memorial, inaugurada en 1995. Su diseño alude a la función original del edificio, y muestra las evidencias de los crímenes nazis y nos introduce en las realidades del campo. La exposición comprende objetos, pinturas, fotografías y documentos, así como biografías de las víctimas y de los perpetradores.

Exposición sobre el Campo Especial 2, 1945-1950. La exposición fue abierta en 1997, en un nuevo edificio frente al campo especial. En una superficie de 300 m2 muestra recuerdos, fotografías e informes de primera mano sobre el período del Campo Especial y la zona de ocupación soviética.

Historia del Memorial de Buchenwald. Creada en los años 1970, originalmente pertenecía a las instalaciones del memorial de la RDA, y fue reformado y ampliado. Documentos, imágenes, objetos y modelos proporcionan una visión de la forma en la que la memoria del campo de concentración de Buchenwald se formó después de 1945. Inaugurada en 1999, la exposición se basa, principalmente, en materiales de los archivos de la antigua RDA.

Otras actividades

El Memorial de Buchenwald ofrece visitas guiada al memorial para grupos, orientadas principalmente a clases escolares, grupos de jóvenes, etc., que hayan preparado su visita al memorial en el marco de un trabajo escolar o de política educativa. También se realizan programas de un día, de especial interés para grupos interesados en la oportunidad de tener una visión más cercana a la historia de Buchenwald.

En el curso de los últimos años, se ha creado un centro para jóvenes, en dos antiguos cuarteles de las SS, que proporciona la oportunidad de pasar varios días en el memorial e introducirse aún más en la historia del centro. Las instalaciones están disponibles para el uso de grupos alemanes y extranjeros, de escuelas y organizaciones educativas extra-curriculares, así como para conferencias, cursos para profesores, etc. Los seminarios se centran, principalmente, en temáticas como: confrontación con la evidencia material de la historia: edificios, fundamentos estructurales, etc.; la descripción del contexto histórico de los campos de concentración, el Campo Especial soviético y el memorial mismo; la compleja interrelación entre Weimar y Buchenwald durante el período nazi; la forma en la que se desarrolló el memorial y sus funciones durante la era de la RDA, y hasta el presente; examen y reflexión sobre convicciones, comportamientos y sentimientos de personas en Buchenwald.

Además de la exploración del lugar, discusiones y trabajo con documentos y literatura, el memorial da especial importancia al proceso activo de las experiencias, por ejemplo, mediante trabajos de mantenimiento y excavación, exposiciones, trabajo artístico, entrevistas, fotografías, vídeos, etc. El acercamiento emocional no se considera subordinado al acercamiento intelectual.

Archivo, biblioteca y colección

El archivo proporciona información sobre el destino de los antiguos internos, apoya los proyectos de investigación y está disponible para el uso dentro de la red de los trabajos educativos de los memoriales. El archivo comprende colecciones de material e informes de internos de los campos de concentración. Estos informes son utilizados dentro del contexto de la investigación histórico-biográfica, por ejemplo, en la investigación de los destinos individuales.

El arte representa una parte específica del archivo y la exposición. Contiene trabajos de internos realizados durante la existencia del campo de concentración de Buchenwald y trabajos artísticos de los supervivientes, como una forma de procesar emocionalmente su experiencia de persecución. También hay trabajos de artistas contemporáneos referidos a la persecución nazi.

La investigación de la biblioteca se especializa en temas como el nacionalsocialismo, campos de concentración, el Campo Especial y el estalinismo, la memoria histórica, educación y enseñanza de la historia, etc. Firmemente integrada en el trabajo educativo del memorial, ayuda a los alumnos y grupos de estudiantes, y también es utilizado para cursos de aprendizaje para los profesores interesados sobre diferentes métodos de trabajar con alumnos. La biblioteca es miembro de la Arbeitsgemeinschaft der Gedenkstätten-Bibliotheken (AGGB), fundada en 1998. Hasta la fecha, el catálogo en internet refiere los catálogos de cinco bibliotecas de memoriales.

- Galería fotográfica

Contacto

Gedenkstätte Buchenwald
99427 Weimar-Buchenwald
Deutschland
http://www.buchenwald.de

volver