topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Alemania
   
Museo de la Marcha de la Muerte Below
Memorial del campo de concentración de Bergen-Belsen
Monumento por los judíos asesinados de Europa (Berlín)
Memorial del campo de concentración de Breitenau
Memorial del campo de concentración de Buchenwald
Memorial del campo de concentración de Dachau
Memorial del campo de concentración de Dora-Mittelbau
Memorial del campo de concentración de Drütte
Museo Memorial de la Prisión de la Gestapo EL-DE Hause
Memorial del parque en Falkensee
Memorial del campo de concentración de Flossenbürg
Memorial del campo de concentración de Fuhlsbüttel
Memorial de la Resistencia alemana
Memorial de Hadamar
Memorial del campo de concentración de Hinzert
Memorial del campo de concentración de Kaltenkirchen
Memorial del campo de concentración de Kochendorf
Memorial del campo de concentración de Ladelund
Memorial del campo de concentración de Leonberg
Centro documental del campo de concentración de Lieberose
Memorial del campo de concentración de Neuengamme
Memorial de Plötzensee
Memorial del campo de concentración de Ravensbrück
Centro documental del Congreso del Partido en Nürnberg
Memorial del campo de concentración Sachsenhausen
Memorial del campo de concentración de Sandhofen
Memorial del campo exterior de Braunschweig-Schillstrasse
Fundación Topografía del Terror
Museo y Memorial Haus der Wannsee-Konferenz
Erinnerungsort Topf & Söhne
Memorial de las víctimas de los asesinatos de “eutanasia” nacionalsocialista
Memorial a los Sinti y Roma asesinados bajo el Nazismo en Marzahn
Memorial a los Sinti y Roma de Europa asesinados bajo el Nacionalsocialismo
Memorial a los homosexuales perseguidos por el Nazismo
Denkmäler Kindertransport
Memorial Andén 17 – Berlín Grunewald
Gedenkstätte Grafeneck
   
   
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Erinnerungsort Topf & Söhne
Die Ofenbauer von Auschwitz


“Siempre a su servicio…”

Cuando en Auschwitz y en otros campos de concentración y exterminio alemanes fueron asesinados millones de personas, los asesinos se veían ante problemas técnicos. El asesinato y la eliminación de los cadáveres debían realizarse sin interrupción, ser económico, permitir el ahorro de combustible y, además, dejar pocos rastros. Para lograrlo, las SS tuvieron que recurrir a expertos civiles que no tuvieron reparos en adentrarse en los problemas prácticos del exterminio y desarrollar las soluciones adecuadas.

Las SS debían confiar en los expertos civiles que no tuviesen escrúpulos para solucionar sus problemas prácticos de exterminio y el desarrollo de soluciones apropiadas. La empresa familiar J.A. Topf & Söhne jugó un papel crucial en este proceso. En este sentido, hay pocos sitios históricos que demuestren tan intensamente la parte que el sector privado jugó en la ejecución del Holocausto. Así, el lugar conmemorativo Topf & Söhne muestra la complicidad de la empresa de Erfurt, en particular, y de la industria alemana, en general, en el genocidio de los judíos europeos.

Antes de la Primera Guerra Mundial, la empresa ya estaba entre las principales industrias mundiales en la elaboración de productos para la fabricación de cerveza. Otras áreas de producción incluyeron calderas de vapor, chimeneas y silos de cereales, ámbitos a los que se añadieron, posteriormente, sistemas de ventilación y escape y, desde 1914, hornos crematorios. La crisis de los años 1930 estuvo a punto de acabar con la empresa, y sólo cuando el Reich alemán lanzó sus programas de rearme en 1935 la empresa recuperó sus ventas.

A finales de abril de 1933, los hermanos Ludwig y Ernst-Wolfgang Topf se hicieron miembros del Partido Nazi. Durante los años siguientes, ejercieron cada vez una mayor influencia dentro de la compañía, hasta que, finalmente, asumieron el control total de la dirección de la empresa. Los elementos ideológicos y políticos del Nacionalsocialismo fueron fácilmente absorbidos por el principio de “comunidad de empresa”, una transformación que incluía la designación de los hermanos Topf como “jefes de empresa” y miembros del Deutsche Arbeitsfront (DAF). En 1939, la mano de obra de la empresa había llegado a un total de 1.500 empleados, aunque durante la guerra el número se redujo casi a la mitad, debido a los reclutamientos militares; esos trabajadores fueron reemplazados por prisioneros de guerra y trabajadores forzosos. Dentro de la compañía, la dirección de la empresa consideró que la comunidad también estaba formada por empleados que, anteriormente, habían sufrido persecución (e incluso encarcelamiento), acusados de comunistas, socialdemócratas o “medio judíos”.

Tras la crisis económica de comienzos de los años 1930, la empresa se dedicó principalmente a la fabricación y construcción de silos. Durante la Segunda Guerra Mundial, Topf & Söhne también produjo armamentos, especialmente granadas, así como partes de aviones.

El Departamento D para la “construcción de instalaciones de incineración” había comenzado a desarrollar hornos crematorios en 1914. La empresa pronto tuvo éxito al establecerse como líder en este nuevo mercado, aunque este sector de negocios sólo supuso una pequeña proporción de las ventas totales de la compañía. En 1941, el Departamento D IV “construcción de hornos especializados” estaba formado bajo la dirección de Kurt Prüfer, con la responsabilidad exclusiva para la construcción de incineradores de residuos y hornos crematorios; desde 1920, este ingeniero fue el responsable del Departamento D y llevó a la empresa al liderazgo en este campo, aunque no tenía autoridad para firmar documentos y se mantuvo siempre dependiente de sus superiores para la conclusión de las transacciones de negocios. En abril de 1933 Prüfer entró al NSDAP, junto a los hermanos Topf. Cuando en 1939 las SS comenzaron a instalar crematorios en sus campos, Prüfer vio una oportunidad para mejorar su posición dentro de la empresa.

Desde 1939 en adelante, el Departamento Especializado de Construcción de Hornos, en el tercer piso del edificio administrativo, trabajó casi exclusivamente para las SS. En respuesta a las demandas de las SS, la dirección, ingenieros y montadores de la compañía suministraron no sólo hornos de incineración para la disposición de seres humanos asesinados, sino que también se dedicaron al perfeccionamiento de las cámaras de gas. Para poder desarrollar este trabajo, primero tuvieron que observar los asesinatos masivos iniciales y el uso de los crematorios; los empleados participantes en estos procesos usaron sus experiencias para optimizar la maquinaria de exterminio. Para proporcionar a su nuevo cliente con medios de incineración de cuerpos rápidos y baratos, la compañía comenzó a proporcionar hornos móviles, y en poco tiempo los ingenieros comenzaron a desarrollar los primeros hornos estables para los campos de concentración de Buchenwald y Dachau.

A pesar de que los muertos ya no eran quemados individualmente, hasta aproximadamente 1942, los familiares de los presos procedentes del Reich alemán que morían en los campos podían (después del pago de los costes) requerir las cenizas de sus parientes que habían muerto en el campo de concentración de Buchenwald. En tales casos, una urna era llenada con cenizas aleatorias, colocada una placa con el nombre y se entregaba a los familiares.

A comienzos del otoño de 1941, cuando las SS estaban en el proceso de planificación del campo de Birkenau, Topf & Söhne recibió un torrente de nuevas órdenes. Inicialmente, Birkenau estaba planificado como un enorme campo para los prisioneros de guerra soviéticos, por lo que debía construirse un nuevo crematorio a gran escala. Cuando Topf & Söhne fue encargada por la Dirección Central de Construcción de Auschwitz para construir hornos más poderosos, Prüfer deseñó un “horno de triple silenciador”. Mientras Auschwitz-Birkenau aún estaba en construcción, su función fue cambiando: ahora debía convertirse en un campo de exterminio y un sitio de significado central en el genocidio de los judíos europeos, así como de los gitanos.

La planificación y construcción de los crematorios era responsabilidad de la Dirección Central de Construcción de las SS en Auschwitz. Unos treinta ingenieros y arquitectos trabajaban allí bajo la supervisión del ingeniero Karl Bischoff, que no informaba a los comandantes del campo, sino directamente al Reichsführer SS Himmler. Durante todo el proceso, Prüfer estuvo en contacto constante con el cuartel general de las SS de Berlin, haciendo todos los esfuerzos posibles para obedecer los “llamamientos urgentes” de las SS para la preparación de nuevos hornos para Auschwitz.

Topf & Söhne no sólo proporcionaba hornos para el crematorio a gran escala de Birkenau, sino también sistemas de ventilación y evacuación para las cámaras de gas. Los ingenieros eran plenamente conscientes de la función de esos sistemas durante la fase de planificación: los papeles de la empresa de los montadores a cargo de las plantas de ensamblaje en Birkenau proporcionan evidencias de que también estaban al tanto del propósito de la tecnología que estaban instalando en el campo. También existen evidencias de que los empleados que nunca visitaron personalmente Auschwitz pero que estaban implicados en el proceso de órdenes estaban también al tanto de las operaciones de gaseamiento en los crematorios.

Para las SS en Auschwitz, los ingenieros Kurt Prüfer y Karl Schultze eran más que representantes oficiales de los proveedores Topf & Söhne. También eran los primeros profesionales a los que la Dirección de Construcción de las SS se volvía hacia ellos cuando recibían quejas o peticiones desde Berlín. Los dos empleados de Topf & Söhne proporcionaban a las SS consejo y asistencia para la creciente eficiencia de los asesinatos de masa en los nuevos crematorios. Por ejemplo, Prüfer propuso a las SS que las cámaras de gas fuesen calentadas con calor de los incineradores, ya que el Zyklon B necesitaba temperaturas altas para volatilizarse y mejorar su efecto fatal. Esta propuesta fue inmediatamente puesta en marcha por las SS.

Cuando los nuevos cuatro crematorios entraron en funcionamiento en la primavera de 1943, las SS en Auschwitz tenían a su disposición virtuales “factorías de la muerte”. Con estos nuevos crematorios completados, Auschwitz-Birkenau asumió el estatus del mayor centro de exterminio nacionalsocialista. Además, era parte de un complejo gigante e industrial en el que las SS combinaron sistemáticamente el asesinato masivo y la explotación de mano de obra.

En febrero de 1945, incluso antes de que Auschwitz fuese liberada por las tropas soviéticas, las SS aún estaban planeando reconstruir el campo de exterminio de Birkenau en Austria. La guerra estaba llegando a su final, y estaba razonablemente claro que el proyecto tenía pocas opciones de ser llevado a cabo. Sin embargo, este plan de las SS fue activamente apoyado por Topf & Söhne hasta el último momento.

En conjunto, Topf & Söhne entregó al menos veinticinco hornos estables, con setenta y siete cámaras de incineración en los campos de concentración de Buchenwald, Dachau, Mauthausen, Gusen, Auschwitz, Gross-Rosen y Mogilev. La empresa también aportó repetidamente a las SS con hornos crematorios móviles, según demanda.

Para intentar cubrir los rastros de sus crímenes, las SS destruyeron los crematorios de Auschwitz-Birkenau en enero de 1945, aunque se mantuvieron las ruinas, testificando el asesinato masivo. Los restos del crematorio pronto sirvieron simbólicamente como marcadores de fosas y piedras conmemorativas. Los soldados del Ejército Rojo llegaron a Auschwitz el 27 de enero de 1945. En los depósitos de las SS que no se habían podido destruir, los liberadores encontraron rastros del asesinato masivo, y las ruinas de los crematorios ahora se convirtieron en el foco de las investigaciones iniciales. Miembros de un comité de investigación soviético y polaco tuvieron internos supervivientes para explicar la operación de las instalaciones de exterminio y evaluar los archivos y documentos que habían encontrado. El comité de investigación soviético presentó su informe final a comienzos de mayo de 1945, y como representante de la compañía Topf & Söhne, Prüfer estaba muy alto en la lista de cincuenta personas para las que se pedían severas penas.

La dirección de la compañía Topf & Söhne así como los empleados relacionados negaron todos los cargos de culpa y responsabilidad por los crímenes. Las SS fueron descritos como los únicos culpables, y en la empresa sucesora de la RDA se hizo el intento de establecer toda la culpa en los antiguos propietarios capitalistas de la firma. En la actualidad, el antiguo crematorio de Auschwitz-Birkenau y sus ruinas son lugares centrales de recuerdo y conmemoración.

La posguerra

En abril de 1945, los investigadores americanos arrestaron a Kurt Prüfer, aunque dos años después ya había sido liberado y estaba trabajando de nuevo en Topf & Söhne. En julio de 1945, Turingia fue declarada parte de la zona de ocupación soviética. En marzo de 1946, cuatro empleados dirigentes de Topf & Söhne fueron arrestados, aunque Prüfer fue considerado como el que tenía un papel clave en la creación de las “factorías de la muerte”, un papel que ya había sido establecido en mayo de 1945 por el comité de investigación soviético en Auschwitz, y fue interrogado en Berlín y Moscú, donde fue confrontado con informes de antiguos internos y documentos encontrados en Auschwitz. Prüfer no negó sus acciones, pero no exhibió ningún sentimiento de culpa.

En 1948 fue sentenciado a veinticinco años en una colonia penal, por ayudar e instigar “crímenes contra la población civil y miembros cautivos del Ejército Rojo”. De acuerdo con las fuentes soviéticas, murió de un ataque en octubre de 1952. Fritz Sander murió unas pocas semanas después de su arresto de un ataque al corazón; Gustav Braun y Karl Schultze también fueron sentenciados a veinticinco años en una colonia penal, aunque fueron liberados en 1955.

Cuando la compañía Topf & Söhne cayó bajo sospecha tras la liberación del campo de concentración de Buchenwald, su dirección fue rápida en reaccionar: el 27 de abril de 1945 Ludwig Topf organizó una reunión con el consejo de trabajadores, con el propósito de formular una respuesta estandarizada en referencia a sus negocios con los campos de concentración: la relación de negocios con las SS había sido perfectamente normal, y la compañía sólo había proporcionado a los campos con hornos crematorios estándar. Además, todos debían obedecer órdenes.

En junio de 1945, después de un breve cierre, Topf & Söhne recibió permiso para reasumir sus operaciones, con la producción de instalaciones para la industria alimentaria. Tras la llegada del Ejército Rojo, en el verano de 1945, la empresa se dedicó a la manufactura de cocinas de campaña y otros elementos de reparaciones. La compañía fue categorizada como “sin reclamar” y expropiada en 1947. En los años 1950, la construcción de hornos crematorios fue asumida por una compañía propiedad del estado.
En 1951, Ernst Wolfgang Topf refundió la compañía Topf & Söhne enWiesbaden y se especializó en la construcción de crematorios y hornos crematorios de desechos. Los procedimientos legales contra él fueron suspendidos. En 1954, trasladó la empresa a Mainz, hasta que quebró en 1963. En 1993, la empresa de Erfurt fue privatizada, aunque quebró en 1996.

En 1999 fue fundada la Sociedad Topf & Söhne en Erfurt, que reclamaba un proyecto de enseñanza de la historia de la compañía y abogaba por la utilización del antiguo edificio de administración de la compañía para la exposición y documentación, así como para actividades educativas.

A comienzos de los 2000, algunas secciones vacías de las instalaciones de la empresa fueron ocupadas por grupos de “ocupas”, y utilizadas como un centro cultural alternativo. La Besetztes Haus también llevaba a cabo eventos y visitas guiadas sobre la historia de Topf & Söhne durante la era nacionalsocialista.

 
La creación del memorial

Los crímenes nacionalsocialistas pueden probarse sobre la base de numerosas fuentes. Así, las fuentes concernientes a la historia de la construcción y tecnología del crematorio como instalaciones de exterminio pasaron largamente desapercibidas. No fue hasta los 1980 que la investigación se inició sobre este tema. En el proceso, la relación de Topf & Söhne en los crímenes de las SS fueron saliendo progresivamente a la luz.

La cooperación incondicional de la industria alemana con los nazis, mostrada a través de la relación de Topf & Söhne con las SS, inquieta de manera especial. Ni los propietarios de la empresa, ni los empleados involucrados corresponden a la imagen de los nazis fanáticos o antisemitas radicales. No eran sólo parte del “engranaje” o meros “delincuentes de escritorio”. Tampoco actuaban por orden, ni bajo coacción, y sabían exactamente para qué servían sus hornos y sistemas de ventilación integrados en las cámaras de gas. Las relaciones comerciales con las SS pudieron haberse cancelado o restringidas sin consecuencias graves para la existencia de la empresa.

Para hacer posible la participación, bastaba, al parecer, saber que el exterminio y asesinato en masa eran deseados oficialmente. Aparte de eso, los empleados de la empresa se beneficiaban de los pedidos de las SS, y los desafíos técnicos resultaron ser un reto para los ingenieros de la empresa. La ausencia de compasión hacia los “enemigos naturales” de la Comunidad Nacional convirtió a los empleados de Topf & Söhne en cómplices del genocidio. Aún hoy en día se ve desde la sala de diseño de la empresa la montaña de Ettersberg, donde se encuentran los incineradores de Topf & Söhne, en el antiguo crematorio del campo de concentración de Buchenwald.

La historia de esta compañía alemana es presentada, tal y como tuvo lugar, en parte de su antiguo emplazamiento (el edificio administrativo de un gran consorcio mucho mayor). En el antiguo edificio administrativo, así como en el exterior del mismo, se puede visitar la exposición “Técnicos de la ‘Solución Final’. Topf & Söhne, los constructores de los hornos de Auschwitz”. Los programas educativos abarcan desde la visita guiada de la exposición hasta proyectos y programas de varios días.

En la exposición se exhiben documentos esenciales para comprender la evolución y desarrollo del Holocausto, procedentes del archivo empresarial de Topf & Söhne, de los archivos de Auschwitz y de Moscú. Se trata de fotografías y testimonios tangibles que reflejan los horrores del Holocausto.

En conexión con el Museo Judío de Berlín y el Museo Estatal de Auschwitz, los Memoriales de Buchenwald y Mittelbau-Dora desarrollaron a comienzos de los 2000 la exposición itinerante “Ingenieros de la ‘Solución Final’: Topf & Söhne – Constructores de los hornos de Auschwitz”, que se presentó con mucho éxito desde 2005 en adelante en Alemania y Europa. Posteriormente, la exposición se adaptó a la muestra permanente en el edificio de la administración de la empresa. Su instalación en la sala de diseño y planificación de la empresa formaría el núcleo del Sitio de Recuerdo. Los documentos y planes retornaron, de ese modo, al sitio en el que originalmente habían sido preparados, dentro del marco de las actividades de negocio de la empresa, en beneficio de las SS. La exposición en el interior del edificio se complementa con una exposición exterior, formada por estelas informativas en los lugares históricos de producción, un modelo exterior de los terrenos de la compañía tal como estaban en 1944-1945, una Piedra de Recuerdo, y una película documental sobre los antiguos terrenos de la empresa.

La exposición explica la historia de esta empresa alemana perfectamente normal, sus inicios en el siglo XIX y que llevó hasta los crematorios de Auschwitz y las consecuencias de la posguerra.

Aunque los ciudadanos de Erfurt, así como miembros de la familia Topf, estaban comprometidos en la preservación de los edificios como un sitio de memoria concreta y examen crítico del pasado, los terrenos de la compañía cayeron en decadencia. En la ciudad de Erfurt había evidentemente aún una falta de conciencia en referencia a la importancia de este capítulo de su historia. A finales de 2003, gran parte de las instalaciones industriales vacías fueron designadas como paisaje oficial de conmemoración, debido a su significado histórico. Ese mismo año, la Oficina Estatal para la Preservación de Monumentos Históricos de Turingia garantizó al edificio administrativo el estatus de un monumento cultural y propuso su uso para la descripción y análisis crítico de la historia de la empresa

Después de la destrucción de las otras instalaciones históricas de la compañía, el antiguo edificio de administración de Topf & Söhne da una impresión solitaria. El lema “Siempre dispuestos a ayudar…” (Stets gern für Sie beschäftigt), que se muestra en la esquina noroeste del edificio caracteriza el sitio y proporciona un indicio inicial del contenido de la exposición. El edifico ha sido cuidadosamente reconstruido bajo la supervisión y con el consejo de la oficina municipal para la preservación de monumentos históricos. Los rastros de cambio han sido expuestos: dentro y fuera, las marcas no auténticas han sido eliminadas; las características auténticas se dejaron al descubierto.

Las puertas de entrada a la exposición muestran un diseño moderno que señalan el significado presente del sitio y la temática de la exposición. Como el diseño de la exposición, los suelos (un nuevo marco visible en la recién re-expuesta sala histórica auténtica) alude a la existencia de la sala como una instalación permanente. Esos suelos nuevos y las nuevas aperturas exteriores en los muros muestran al visitante una “nueva forma”, también en el sentido figurativo. Las puertas históricas existentes y fragmentos de las puertas se mantienen en el sitio permanentemente y, como el edificio en general, mantienen el estatus de objetos de exposición.

Las vistas de los alrededores desde la antigua sala de planificación de la compañía y las salas de trabajo están bloqueadas por ventanas translúcidas. La luz del día que entra en la sala a través de esos filtros crean una atmósfera contemplativa en la que el observador puede concentrarse sin distracción en el establecimiento de los hechos del pasado y la exposición informa sobre esos hechos. Los únicos ejes visuales permitidos son las visiones de Kurt Prüfer de Buchenwald y las cercanas vías de ferrocarril como medios de exponer el contexto general y las dimensiones de los acontecimientos.

En partes del segundo piso, en las antiguas escaleras y en el tercer piso, donde Kurt Prüfer tenía su puesto de trabajo, se prepararon salas para acomodar la exposición permanente. El segundo piso aloja las oficinas educativas y de administración, así como las exposiciones itinerantes. También hay una sala de seminarios y una biblioteca para visitantes.

Para hacer que el edificio de administración fuese legible, dentro del contexto histórico, una proporción de los vestigios históricamente significativos adyacentes habían sido preservados. Fragmentos de los antiguos edificios y terrenos, por ejemplo los muros exteriores, los suelos de cemento, los pedestales y senderos, etc., se han mantenido visibles a unos cincuenta centímetros aproximadamente del suelo, aunque los rastros auténticos habían sido claramente eliminados. Las superficies que no datan de 1945 han sido cubiertas con una grava monocroma que sirve como una “pantalla de protección” o marco para los fragmentos históricos. Por esos medios, los terrenos en el Lugar de Recuerdo se han hecho más legibles, mapas tangibles de recuerdo que, vistos desde el balcón del antiguo edificio de administración, pueden ser integrados en las actividades de la exposición y las educativas. Esos caminos representan la “vida diaria”, y debe establecerse una clara distinción entre la vida diaria y la conmemoración, una especie de frontera que sirve como un umbral hacia una zona especial dentro del tejido urbano que se desarrollará en los años siguientes.

También se ha erigido un sitio para la conmemoración de las víctimas, la Piedra de Recuerdo, cerca de la entrada, que recoge la entrada directa a lo que una vez fue la entrada principal a las instalaciones de la compañía.

Un modelo a escala de hierro fundido (el material de las puertas de los hornos Topf) está colocado a la entrada del edificio, lo suficientemente grande como para poder caminar a su alrededor, y describe las instalaciones de la compañía en sus dimensiones de 1944-1945, flanqueando la entrada al Lugar de Recuerdo, y establece una relación directa de los restos de las antiguas instalaciones, de forma que el modelo mismo queda bien integrado en los conceptos educativos del centro.

Desde que se completó la fase de demolición de las instalaciones ya no se puede tener una visión de conjunto de las instalaciones. Por esa razón, algunos sitios prominentes dentro de los terrenos han sido marcados con señales informativas, como recordatorios de la compañía y sus edificios de producción.

El examen crítico de Topf & Söhne concede un nuevo medio de acceso a la historia del Nacionalsocialismo. La forma en la que la muerte era tratada en Topf & Söhne es indicativa de cómo los principios de humanidad constituyen una sociedad civil, y cómo esas fronteras éticas fueron violadas en los campos de concentración y exterminio. El estudio de esos temas proporciona impulso para la auto-reflexión individual y colectiva de cómo puede conseguirse la humanidad de nuestra sociedad, defendida y fortalecida a través de acciones individuales y estructuras sociales. El potencial innovador del sitio de recuerdo se basa en la creación de un lugar dónde (tomando las dimensiones del crimen histórico como punto de partida) los jóvenes y los adultos pueden reflexionar sobre temas de trabajo, economía, tecnología y la responsabilidad que tenemos en el presente. A la vista de la crisis financiera global y sus consecuencias, el tema de las éticas en la economía y la sociedad es uno de los temas centrales que enfrenta la humanidad en el futuro.

El centro de aprendizaje extra-escolar está abierto a los alumnos que, debido a su orientación profesional reciben una forma de análisis crítico de temas históricos en relación con la propia vida y perspectivas profesionales, de forma que el programa educativo tiene especial relevancia para los alumnos. Las actividades para los grupos de visitantes varían desde visitas guiadas de la exposición a proyectos de seminario de uno o varios días de duración, en los que los participantes pueden ahondar más profundamente en uno de los temas principales que eligen: trabajo y responsabilidad; las empresas en la ciudad; tecnología y exterminio; las empresas durante la guerra; la factoría de la muerte de Auschwitz; tratar con la culpa; oposición y complicidad; el sitio y su historia; los vecinos judíos.

El amplio espectro de material científicamente procesado (fuentes sobre la historia de la compañía, material biográfico, informes de contemporáneos, fotografías, películas, documentos escritos del período nacionalsocialista, etc.) y el trabajo desarrollado en las extensas exposiciones interiores y exteriores, así como el archivo digital, proporciona unos cimientos para un examen en profundidad y una confrontación crítica con el tema en cuestión. Los documentos históricos proporcionan evidencias sobre cómo el genocidio fue llevado a cabo en Auschwitz con la ayuda de la empresa Topf & Söhne, y así forma una base importante para la confrontación de ideologías de extrema derecha y estrategias revisionistas de negación del Holocausto. La cooperación con iniciativas e instituciones tales como la Arbeitsgemeinschaft Erfurt im Nationalsozialismus y los memoriales de Buchenwald y Mittelbau-Dora crean lazos entre el sitio Topf & Söhne y otros esfuerzos locales y regionales que se refieren al recuerdo del Nacionalsocialismo.

El proceso educativo sigue un principio de diálogo. Estudiando y absorbiendo conocimientos de historia, los jóvenes desarrollan una conciencia reflexiva de la historia y son animados a llegar a sus propias afirmaciones independientes. El aprendizaje a través de la investigación y la aproximación a las fuentes-críticas, son los bloques básicos de construcción de una educación histórico-política capaz de relacionar temas de relevancia con el presente. Desarrollando y creando su propio “producto” dentro del marco de las actividades educativas en el sitio de recuerdo, los jóvenes aprenden cómo expresar y poner a prueba sus recién adquiridos conocimientos, ideas y actitudes en sus ámbitos cotidianos. Los ejemplos de los propietarios y empleados de la compañía Topf & Söhne ilustran el papel de los individuos en el contexto de la sociedad, así como el poder de las estructuras sociales. Las actividades proporcionan un medio de experimentación de cómo es creada la historia a través de las elecciones individuales en situaciones decisivas.

Con el establecimiento del Erinnerungsort Topf & Söhne a comienzos de 2008, el debate social, histórico y político iniciado en los años 1990 había llegado a un resultado positivo. Los individuos que, durante un período de muchos años, se dedicaron a reclamar persistentemente un uso históricamente fundado y educativamente productivo de los antiguos terrenos de la compañía, consiguieron hacerse oir por las personas responsables en el gobierno local: la ciudad de Erfurt creó y desarrolló un sitio de recuerdo histórico y aprendizaje, con una exposición y una oferta educativa adecuada. Ahora la sociedad está abordando la tarea de apoyar, acompañar y crear unas redes, a través de donaciones y cooperación con otros sitios conmemorativos, y a través de eventos y proyectos propios, asegurándose, así, una existencia a largo plazo.

- Galería fotográfica

- Folleto informativo (inglés)
- Folleto informativo (alemán)
- Folleto informativo (alemán)

Contacto
Erinnerungsort Topf & Söhne – Die Ofenbauer von Auschwitz
Sordenweg 7, 99099 Erfurt
www.topfundsoehne.de


volver