topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Polonia
   
Memorial y Cementerio judío de Augustow
Memorial del campo de concentración de Auschwitz
Memorial del campo de concentración de Belzec
Memorial a las Víctimas de los Crímenes Nacionalsocialistas (Bochnia)
Memorial del campo de concentración de Chelmno
Memorial de Czestochowa
Memorial del campo de concentración de Gross-Rosen
Memorial por las Víctimas del Nacionalsocialismo (Kutno)
Memorial del campo de concentración de Majdanek
Museo de los Mártires en Poznan-Zabikowo
Memorial del campo de concentración de Sobibor
Memorial de los Judíos Deportados de Sosnowiec
Memorial del campo de concentración de Stutthof
Memorial del campo de concentración de Treblinka
Memorial del Ghetto de Varsovia
Memorial de la Nueva Sinagoga de Wroclaw
   
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Memorial del campo de concentración de Gross-Rosen


El campo de concentración de Gross-Rosen fue creado en agosto de 1940, como un campo exterior del campo de concentración de Sachsenhausen. Sus internos estaban destinados a ser empleados como mano de obra forzosa en la cantera de granito local, que pertenecía a la empresa de las SS Deutsche Erd- und Steinwerke GmbH (DEST).

El primer transporte de presos llegó el de agosto de 1940. La combinación de las extenuantes jornadas de trabajo en la cantera, las reducidas raciones, la falta de cuidados médicos, los malos tratos y el terror que los SS imponían a los presos, llevó a una elevada tasa de mortalidad entre los internos. Gross-Rosen fue reconocido como uno de los campos de concentración más duros del Tercer Reich.

En mayo de 1941, el campo de trabajo (Arbeitslager) Gross-Rosen adquirió el estatus de campo de concentración autónomo. En los primeros dos años de su existencia fue un campo pequeño, principalmente destinado a proporcionar mano de obra para la cantera.

En octubre de 1941, las SS transfirieron el primero grupo de prisioneros de guerra soviéticos a Gross-Rosen para su ejecución. En el transcurso de ese mes, aproximadamente 3.000 prisioneros de guerra soviéticos fueron transferidos para su ejecución.

En enero de 1942 las autoridades de las SS del campo ordenaron la cuarentena del mismo, debido a una epidemia de tifus, frenándose cualquier tipo de trabajo en el campo, porque los presos no podían abandonarlo. Más de 1.000 presos murieron durante el estallido de tifus.

En 1944 se produjo la considerable expansión del campo, que en ese año cambió su carácter: aproximadamente 100 campos exteriores habían sido construidos en dependencia del campo principal de Gross-Rosen. A partir de este período se incrementó el énfasis en el uso de los prisioneros de los campos de concentración en la producción de armamentos. Con la expansión de los subcampos, Gross-Rosen se convirtió en el centro de un complejo industrial y administrativo. El 1 de enero de 1945, el complejo de Gross-Rosen incluía 76.728 prisioneros (cerca de 26.000 de los cuales eran mujeres, una de las mayores agrupaciones de prisioneras en todo el sistema de campos de concentración), la mayoría judíos. La población de internos judíos procedía, principalmente, de Polonia y Hungría, pero también había internos de Bélgica, Francia, Grecia, Yugoslavia, Eslovaquia e Italia.

La mayoría de estos campos exteriores estaban localizados en el territorio de la Baja Silesia, el distrito de los Sudetes y en la provincia de Oderland. Los subcampos más importantes eran el Arbeitslager Breslau, Fünfteichen, Dyhernfurth, Landeshut, y el complejo de campos localizado en las montañas de Sowie. La mayoría de los presos trabajaban para compañías como la Krupp, I.G. Farben y Daimler-Benz.

Uno de los subcampos de Gross-Rosen más conocidos es el de Bruennlitz, establecido en una antigua factoría textil, gracias a los esfuerzos de Oskar Schindler. Después de la clausura del campo de Plaszow, 1.100 presos judíos que trabajaban para Schindler fueron transportados a este nuevo campo, donde pudieron sobrevivir hasta el final de la guerra.

Aunque varios miles de judíos habían pasado por el campo entre 1940 y 1943, no fue hasta finales de 1943 que se produjo una llegada masiva de judíos: entre octubre de ese año y enero de 1945, más de 60.000 presos judíos fueron deportados a Gross-Rosen, la mayoría de ellos desde Polonia y, a partir de marzo de 1944, desde Hungría, aunque algunos también procedían de la Europa occidental y del sur. En la fase final, la población del complejo de Gross-Rosen agrupaba a un 11% del total de presos en los campos de concentración nazis.

Entre 1940 y 1945, aproximadamente 125.000 presos pasaron por el campo de Gross-Rosen y sus campos exteriores. La mayoría de los presos eran judíos, ciudadanos polacos y soviéticos. Alrededor de 40.000 presos no sobrevivieron a su estancia en el campo.

Cuando el Ejército soviético se aproximaba, en enero de 1945, los alemanes comenzaron a evacuar el complejo de Gross-Rosen. Los subcampos en la orilla oriental del río Oder fueron disueltos. A comienzos de febrero de ese año, el campo principal comenzó a ser evacuado, seguido de los subcampos restantes. Aproximadamente 40.000 presos, mayoritariamente judíos, fueron obligados a iniciar una “marcha de la muerte”, hacia el oeste, bajo unas condiciones brutales. Algunos de los supervivientes fueron transportados en tren a los campos de Bergen-Belsen, Buchenwald, Dachau, Flossenbürg, Mauthausen, Dora-Mittelbau y Neuengamme. Muchos presos murieron durante las evacuaciones, debido a la falta de alimentos y agua; además, los guardias SS asesinaban a aquellos demasiado débiles para continuar.

Las fuerzas soviéticas liberaron el campo principal de Gross-Rosen el 13 de febrero de 1945.
 

La creación del memorial


Después de la liberación por fuerzas soviéticas, el campo de concentración de Gross-Rosen fue utilizado por los soviéticos. En marzo de 1947 fue entregado a las autoridades polacas, que iniciaron las tareas de conservación de los restos del antiguo campo. En septiembre de ese año, se creó el Comité de Protección de Gross-Rosen, y se anunció un concurso para la creación de un mausoleo para conmemorar a las víctimas del campo. En noviembre, se dio una ceremonia para poner la primera piedra de los cimientos del nuevo mausoleo, proyectado por Adam Procki.

El mausoleo quedó finalizado y fue dedicado en el otoño de 1953, y las cenizas de los presos fueron guardadas en él. En 1963 la estatua de bronce que coronaba el mausoleo fue eliminada del pedestal, y en 1985 fueron añadidas dos alas adicionales, que contenían tierra de los diferentes subcampos de Gross-Rosen. En 1963, la zona del antiguo campo fue inscrita en el Registro Estatal de Monumentos Históricos, para garantizar los fondos para su mantenimiento.

El Memorial y Museo de Gross-Rosen fue creado en 1983, en el lugar donde se encontraba el antiguo campo de concentración, por iniciativa del Ministerio de Arte y Cultura, que decidió mantener vivo el museo, dándole el estatus que define su ánimo y sus tareas. El objetivo del museo es la recogida de material sobre la historia del complejo de Gross-Rosen, llevar a cabo trabajos de investigación, proteger los restos del campo, etc.

Durante este período, el trabajo principal del museo se ha centrado en el trabajo intensivo de tres de sus departamentos: el educativo, el de documentación y el de investigación científica.

La tarea esencial se ha centrado y la recolección y trabajo con los documentos del campo recogidos durante el período de la Segunda Guerra Mundial, y que actualmente incluye más de 9.000 unidades archivísticas y más de 3.000 archivos recogidos en microfilms. Además, hay 239 entrevistas recogidas en vídeo y 206 entrevistas sonoras, relacionadas con antiguos presos. También se han identificado 70.000 nombres de antiguos presos del campo.

Utilizando toda esta documentación, los trabajadores del museo investigan sobre temas referentes a la historia del campo. Estos mismos trabajadores llevan a cabo las lecciones a las escuelas de la región y ofrecen conferencias, popularizando los conocimientos sobre el campo.

Además, el museo, tanto en los terrenos del antiguo campos de concentración como en la antigua cantera, ofrece diversas exposiciones sobre la historia del campo y la vida cotidiana de los presos. En septiembre de 2005, el territorio del museo fue ampliado con una excavación histórica, en el lugar donde trabajaron y murieron los presos del campo.

Se han conservado la entrada al campo, con dos casas de guardia; los fundamentos de los barracones y el crematorio; la campana del campo; partes de los barracones de baño, las cocinas, el campo del crematorio, la zona de ejecuciones masivas (con numerosas placas conmemorativas dedicadas a las víctimas), etc.

La exposición permanente del campo incluye los siguientes temas: la historia del campo de 1941 a 1945, los crímenes del Tercer Reich, los subcampos de Gross-Rosen, y objetos de uso diario en el campo.

Contacto

Muzeum Gross-Rosen w Rogoznicy
wojewodztwo dolnoslaskie, Goczalkow
58-152 Rogoznica
http://www.gross-rosen.pl

volver