topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Polonia
   
Memorial y Cementerio judío de Augustow
Memorial del campo de concentración de Auschwitz
Memorial del campo de concentración de Belzec
Memorial a las Víctimas de los Crímenes Nacionalsocialistas (Bochnia)
Memorial del campo de concentración de Chelmno
Memorial de Czestochowa
Memorial del campo de concentración de Gross-Rosen
Memorial por las Víctimas del Nacionalsocialismo (Kutno)
Memorial del campo de concentración de Majdanek
Museo de los Mártires en Poznan-Zabikowo
Memorial del campo de concentración de Sobibor
Memorial de los Judíos Deportados de Sosnowiec
Memorial del campo de concentración de Stutthof
Memorial del campo de concentración de Treblinka
Memorial del Ghetto de Varsovia
Memorial de la Nueva Sinagoga de Wroclaw
   
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Memorial del campo de concentración de Chelmno


El campo de exterminio de Kulmhof, en la ciudad polaca de Chelmno, fue el primero dedicado al exterminio sistemático de los judíos en la Polonia ocupada. Desde diciembre de 1941 hasta la primavera de 1943 y el verano de 1944, las fuerzas de la Policía de Seguridad alemana asesinaron a casi toda la población judía en el área de Kulmhof, que era parte de la región del Warthegau. Se cree que la decisión de establecer el campo en esta zona estuvo decisivamente influenciada por las autoridades locales del Warthegau.

La localización seleccionada para el centro de exterminio era un pequeño pueblo, Chelmno/Ner, cerca de la ciudad de Kolo, que tenía buenas comunicaciones con Lodz, el ghetto con la población judía más importante de la región. En noviembre de 1941, el palacio y el parque adyacente fueron ocupados, las instalaciones rodeadas con alambradas, la población local deportada y los principales edificios fueron ocupados por los Sonderkommandos.

El campo operó durante dos períodos, entre diciembre de 1941 y abril de 1943, cuando el palacio fue volado y los crematorios destruidos.

El asesinato masivo comenzó el 8 de diciembre de 1941, con dos, posteriormente tres camiones de gas, que viajaban entre Kulmhof y un bosque donde se habían preparado una serie de fosas comunes. Las primeras víctimas fueron judíos de las comunidades locales, pero también fueron incluidos 4.300 gitanos (Sinti y Roma) que estaban encarcelados en una sección especial del ghetto de Lodz.

Los primeros en pasar por el campo fueron los judíos procedentes de los ghettos locales (Kolo, Dabie, Kowale Panskie, Klodawa y Izbica Kujawska). En enero de 1942 comenzaron los transportes de gitanos de Lodz, poco antes que los judíos del mismo ghetto, así como los judíos procedentes de Alemania, Checoslovaquia y Austria, que en el otoño de 1941 habían sido enviados temporalmente al ghetto de Lodz.

En enero de 1942, un informe sobre el campo de exterminio llegó al ghetto de Varsovia, donde fue preservado en un archivo secreto y pasado a la delegación del gobierno polaco en el exilio de Gran Bretaña.

En mayo de ese mismo año, la fuerza aérea alemana tomó fotografías aéreas del campo, probablemente para determinar si el camuflaje del mismo era suficiente para evitar los ataques a sus instalaciones.

En el verano de 1942, debido al proceso de descomposición de los cuerpos en las fosas comunes y a la amenaza de epidemias, los transportes fueron frenados. Los presos judíos fueron obligados a desenterrar los cuerpos y quemarlos en campos de crematorios especialmente creados para este propósito.

Las víctimas eran asfixiadas durante el trayecto, con los vapores del motor que estaban dirigidos al interior de los camiones herméticos. Hacia la primavera de 1943, entre 150.000 y 320.000 personas habían sido asesinadas de este modo.

En marzo de 1943 se decidió liquidar el campo, y en abril de ese año comenzó la destrucción del pueblo de Chelmno, el crematorio y los terrenos del cementerio en el bosque de Rzuchów.

La segunda fase de existencia del campo se prolongó desde la primavera - verano de 1944 hasta enero de 1945. En la primavera de 1944, el personal del Sonderkommando volvió al campo de Chelmno, después de haber sido enviada a Yugoslavia, como parte de la División de las Waffen SS Prinz Eugen, con la misión de pacificar los territorios donde la guerrilla partisana era más activa.

Los asesinatos fueron retomados, tras una breve pausa, entre el 23 de junio y el 14 de julio de 1944, después de la liquidación del ghetto de Lodz. El exterminio fue llevado a cabo en el bosque de Rzuchów, donde fueron construidos unos barracones y se preparó la zona para recibir a los primeros grupos de presos. Los métodos de exterminio continuaron siendo los mismos que en el primer período del campo.

Entre el 23 de junio y el 14 de julio de 1944, diez transportes de judíos llegaron procedentes del ghetto de Lodz. Después de esto, el proceso de exterminio finalizó, porque el centro de Chelmno no era suficientemente eficaz: la liquidación final del ghetto de Lodz se llevó a cabo en el campo de Auschwitz-Birkenau. A comienzos de septiembre de ese año, todos los rastros del crimen fueron eliminados.

En el pueblo permaneció una parte del Sonderkommando y un grupo de 47 judíos presos, destinados a acabar de borrar los trazos del campo. En la noche del 17-18 de enero de 1945, durante la evacuación de los alemanes, frente a las tropas soviéticas que avanzaban, los miembros de las SS llevaron a cabo la última matanza: sacaron a los presos judíos que quedaban, en grupos de cinco, y los asesinaron de un tiro en la nuca. Algunos de los presos pudieron liberarse y atacar a los asesinos, matando a algunos de ellos. Sólo dos presos consiguieron sobrevivir y, después de la guerra, se convirtieron en los únicos testigos del crimen.

Una investigación de posguerra, llevada a cabo por un tribunal polaco del distrito de Lodz, consiguió recuperar muchos detalles referentes a la historia del campo: las técnicas de asesinato en cámaras de gas móviles, la construcción y funcionamiento de los crematorios, etc.

El personal del campo estuvo compuesto por algunos miembros de las SS y unas docenas de policías militares, divididos en dos unidades: el Hauskommando estaba operativo en el pueblo, y el Waldkommando era responsable de la zona del bosque de Rzuchów. El primer comandante del campo fue el SS-Hauptsturmführer Herbert Lange y, desde marzo de 1942 hasta la eliminación del campo, el SS-Hauptsturmführer Hans Johann Bothmann. Después de la guerra, dos miembros del Sonderkommando de Chelmno fueron juzgados y sentenciados a muerte. Durante los años 162-1965 se llevaron a cabo juicios contra 11 criminales relacionados con Chelmno, de los que 8 fueron condenados a diversas penas de prisión y 3 fueron liberados

En los últimos años se ha ido desarrollando una controversia histórica alrededor del campo de Chelmno, especialmente en relación a uno de los temas más significativos, como es el número de víctimas del campo, entre 1941 y 1945. La estimación más elevada fue realizada en 1945, situada en torno a las 350.000 víctimas. La más baja, considerada como “aceptable” fue realizada durante los juicios sobre el campo de Chelmno, ante el tribunal de Bonn, en los años 1960, que estimó unas 152.000 víctimas.

Actualmente, el número aproximado de víctimas se sitúa entre 160.000-170.000, principalmente personas judías procedentes de los territorios ocupados de Polonia, Lodz y otros ghettos. Pero también se incluyen judíos de territorios de fuera de Polonia, deportados también al ghetto de Lodz en 1941. También se deben incluir aproximadamente 4.300 gitanos, grupos de civiles polacos, prisioneros de guerra soviéticos y unos 80 niños procedentes del pueblo de Lidice (aunque no se sabe con seguridad el número).
 

La creación del memorial


El Museo del Campo de Exterminio de Chelmno/Ner fue establecido en 1987, aunque el primer pequeño memorial, localizado en el antiguo campo, fue crearon en 1957, y el memorial fue dedicado en 1964.

El Museo consta de dos partes principales: el bosque de Rzuchów (terrenos del cementerio, monumento, Muro del Recuerdo, placas conmemorativas, el Lapidarium, el pabellón del Museo), y las ruinas del palacio y la zona de investigación arqueológica de Chelmno.

La primera iniciativa para utilizar y conmemorar el cementerio del bosque de Rzuchów fue originada espontáneamente en Kolo, casi inmediatamente después del final de la guerra. En este período comenzó a recolectarse documentación y objetos, para este fin.

Las investigaciones llevadas a cabo por los tribunales polacos, que provocaron la exhumación de diferentes fosas comunes de rehenes polacos, hicieron crecer el interés en el campo de Chelmno. Incluso antes de 1950-1956, ya se habían realizado varios intentos de estudiar las fosas situadas en el bosque, mientras que las comunidades locales se habían hecho cargo, voluntariamente, de cuidar las fosas y de mantener los restos que quedaban del centro.

El Departamento de Cultura de Poznan y el Consejo para la Protección de los Monumentos de Combate y Martirio (una organización gubernamental) se hicieron cargo del memorial, debido al descuido y problemas de conservación que tenía. Fue diseñado un plan de diseño para el conjunto de la zona, incluyendo los denominados “detalles arquitectónicos”. En 1961 se decidió que los terrenos del antiguo campo de exterminio de Chelmno quedarían en custodia del departamento de bosques.

Al mismo tiempo se invitó a un buen número de artistas para llevar a cabo el diseño de un monumento que debía ser erigido cerca del camino que llevaba desde Kolo a Lodz. La preparación del monumento fue acompañada por la publicación del estudio sobre el campo de Chelmno, un cartel, un álbum, etc. El monumento fue inaugurado en septiembre de 1964, como culminación de las celebraciones del 25 aniversario del comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

En aquel período, el ámbito del memorial del campo de Chelmno sólo incluía el bosque de Rzuchów y las fosas situadas en él. Pero, a menudo, se olvida que la tragedia comenzó al lado del pueblo, en una zona que fue destruida por los alemanes en abril de 1943. Esta zona fue conmemorada en 1957 por las comunidades judías de Lodz y Wloclawek. En este período, cerca del palacio destruido, fue erigido un modesto obelisco, con la siguiente inscripción en polaco y yiddish: “este lugar ha sido santificado con la sangre de miles de víctimas del genocidio nazi. Honra a sus memorias”.

Las zonas adyacentes comenzaron a desarrollarse en los años 1950: los últimos barracones del campo, que fueron destruidos en enero de 1945, fueron reconstruidos, así como otros edificios de la zona. Pero la nueva vida que se desarrollaba alrededor del sitio tapaba los restos de la tragedia, y por eso los nuevos proyectos conmemorativos de los años 1960 se centraron en la parte del campo localizada en el bosque de Rzuchów, olvidando la zona del palacio.

La creación de un monumento, junto a la conservación y mantenimiento de las fosas y la limpieza del bosque, no resolvía completamente el tema de la memoralización de Chelmno. Por eso se construyó un museo y una institución, destinada a focalizar los esfuerzos de conservación, preservación de las reliquias del genocidio, realizar investigación académica, organizar programas de estudios, exposiciones y publicaciones.

En 1987, las autoridades establecieron el Museo del Campo de Exterminio de Chelmno/Ner, bajo los auspicios del Museo del Distrito en Konin. Las autoridades del museo comenzaron inventariando todas las estructuras que se encontraban en los terrenos del campo, analizando sus condiciones y las necesidades de preservación y, finalmente, preparando un plan de investigación científica. En los años 1961-1964, los esfuerzos estuvieron destinados a la aplicación de una visión arquitectónica y no sólo a la preservación de las evidencias de la tragedia. Esto llevó a que se cometieran muchos errores en referencia a la localización de varias estructuras del memorial. Además, el único camión de gas que quedaba no pudo ser conservado, a pesar de ser una de las piezas más importantes para la exposición que se quería realizar.

La investigación realizada (la interpretación de las fotos aéreas) se refería a la identificación de la localización de las tumbas, los restos de los crematorios, los barracones y otras estructuras conectadas con las operaciones del campo.

La segunda fase consistió en una serie de trabajos arqueológicos, llevados a cabo para confirmar los elementos descubiertos a través de la interpretación de las fotografías aéreas. Durante los trabajos de excavación fueron descubiertos los restos de los fundamentos de uno de los campos de crematorios.

En la tercera fase se introdujo la investigación histórica, a través de la recolección de los primeros materiales de archivo y las entrevistas con los habitantes locales.

La construcción del museo comenzó en 1988, y no fue completada hasta dos años más tarde: fue abierto al público en junio de 1990, junto a una jornada de trabajo académico de dos días sobre el antiguo campo de exterminio de Chelmno/Ner.

También se llevó a cabo la inauguración de un “Muro de Recuerdo”, en la parte suroeste del antiguo campo, así como una placa conmemorativa en los restos conservados de los antiguos crematorios. Se trata de una estructura sencilla de cemento, con una puerta simbólica con la siguiente inscripción hebrea: “La puerta a través de la que pasarán los justos”. También hay una inscripción en polaco: “En memoria de los judíos asesinados en Chelmno 1941-1945”.

La idea era crear un memorial que sirviese para diferentes tipos de conmemoración, tanto de masas como individual. Junto a monumentos de gran tamaño (obeliscos, monumentos, piedras, etc.), se ha creado una zona adicional, a lo largo de las tres fosas, hasta la puerta en el Muro del Recuerdo. En 1991 comenzaron a aparecer los primeros memoriales individuales en el Muro del Recuerdo: la organización de judíos de Pabianice colocó una placa para conmemorar a los residentes de su ciudad muertos en Chelmno.

En agosto de 1991, más de 8.000 peregrinos participaron en las ceremonias en los terrenos del campo. En esta ocasión, fue inaugurado un obelisco en honor de Sanislaw Kaszynski, secretario de la comuna de Chelmno, que consiguió sacar la información sobre las crueldades del campo e informar a los países del Oeste del genocidio que se estaba cometiendo. Este intento le costó la vida, junto a la de su mujer.

En agosto de 1993 fue inaugurado un obelisco, junto al Muro del Recuerdo, dedicado a los 4.953 judíos de Belchatów muertos en el campo. Ese mismo año fueron puestas en el Muro del Recuerdo placas conmemorativas por los 3.517 judíos de Lask y casi 8.000 judíos de Zdunska Wola.

En 1994, a lo largo del camino que lleva desde el monumento principal donde están localizadas las fosas, el museo colocó tablas memoriales para conmemorar los lugares del martirio judío en la provincia de Konin.

Las iniciativas para conmemorar a aquellos muertos en el campo de Chelmno se han intensificado en los últimos años.

El establecimiento del museo solucionó muchos de los problemas referidos al mantenimiento y cuidado de los terrenos e instalaciones del campo. Sin embargo, aparecieron nuevos problemas, el más importante relacionado con la necesidad de programas educativos y la preservación de los restos del crimen cometido.

El creciente número de visitantes, que superan los 50.000 al año, sirve como testimonio de la necesidad de mantener activo el museo de Chelmno.

Memorial a los rehenes polacos

Después de la guerra, cerca de la fosa de los rehenes polacos, fue instalada una gran cruz, con dos más pequeñas. En los años 1960, la gran cruz fue reemplazada por una cruz metálica y una base de cemento, con los nombres de las víctimas. Cada año, en el mes de agosto, miles de peregrinos se acercan a este memorial y se ofician ceremonias conmemorativas.

Memorial de Belchatów

En agosto de 1993 se conmemoró este memorial, sobre los 4.953 judíos de Belchatów muertos en Chelmno. El memorial consiste en un obelisco en los que se encuentran trozos de las lápidas que fueron destruidas en el cementerio judío de la ciudad. Lleva una placa con la siguiente inscripción, en polaco, hebreo e inglés: “En memoria de los 4.953 judíos de Belchatów, asesinados por los ocupantes nazis en agosto de 1942”. Junto a él, hay una serie de lápidas, que forman un libro abierto, con los nombres de los asesinados.

Memorial Brzeziny

Un memorial, con forma de una roca de 2 metros, que placas conmemorativas con el siguiente texto, en polaco, hebreo e inglés: “En memoria de los 3.000 hombres, mujeres y niños, judíos de Brzeziny, asesinados por los perpetradores del genocidio nazi en los días de la liquidación del ghetto de Brzeziny, en mayo de 1942. El monumento fue erigido por iniciativa de la escritora Sara Zyskind por el Comité de Residentes de Brzeziny en Israel. En la parte superior del monumento están inscritos los nombres de las víctimas.

El Lapidarium

El Lapidarium es un lazo simbólico entre la historia de los judíos polacos y la tragedia del exterminio. Es en este ámbito donde se imparten las lecciones del museo sobre la historia de los judíos polacos: niños y jóvenes aprenden sobre la cultura y religión de una minoría que ha sido paralela a la suya durante siglos.

Memorial Gabin

Este obelisco está situado en una línea de memoriales colectivos cerca del camino que lleva al Muro del Recuerdo. Fue creado por iniciativa de la Asociación de Histórica y Genealógica Gabin, de Estados Unidos. El conjunto de la estructura está coronado con un candelabro y la Estrella de David, y fue inaugurado en agosto de 1999.

Investigación arqueológica

Las investigaciones arqueológicas en los terrenos del campo de exterminio de Chelmno se iniciaron en 1986, junto a la investigación histórica, en forma de entrevistas con antiguos residentes de la zona. Debido a problemas financieros, las excavaciones arqueológicas quedaron suspendidas durante 10 años, aunque el museo continuó realizando investigación histórica y entrevistas.

Los materiales recogidos y la necesidad de ampliar los estudios sobre el centro de exterminio, facilitaron la renovación de los trabajos arqueológicos, en 1997. Esta nueva fase se inició en los alrededores de la iglesia de Chelmno, que durante la primera fase de la existencia del centro fue utilizada para enterrar algunas de las víctimas. Posteriormente, estas actividades se han extendido a otras zonas de los antiguos terrenos del campo de exterminio.

Contacto

Muzeum Bylego Obozu Zaglady Chelmno nad Nerem
62-663 Chelmno

Dirección postal
ul. Muzealna 6
62-505 Konin
http://www.muzeum.com.pl/content/view/28/81/

volver