topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Austria
 
Memorial del campo de concentración Mauthausen
Memorial del campo de concentración de Ebensee
Memorial de la Shoah en la Judenplatz de Viena
Castillo de Hartheim – Centro de Recuerdo y Educación
Memorial por las víctimas de la tiranía nacionalsocialista
Monumento contra la guerra y el Fascismo de Viena
Memorial del campo de concentración de Gusen
Memorial de Kreuzstadl
Memorial del campo gitano de Lackenbach
Nacionalsocialismo y Holocausto: Recuerdo y Presente
Memorial del campo de concentración de Weyer
Monumento por los luchadores austriacos en España
Memorial del campo de concentración de Loibl
 
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Memorial del Castillo de Hartheim
Centro de Recuerdo y Educación


El Castillo de Hartheim pertenece a la comunidad de Alkoven, en la Alta Austria, y fue construido en el siglo XVII.

Desde 1938 hasta 1939, el Castillo de Hartheim fue propiedad de una asociación de beneficencia de la Alta Austria, y acogía un instituto para personas con discapacidades. En la primavera de 1939, la asociación fue expropiada y sus propiedades confiscadas poco después.

En la primavera de 1940, Hartheim fue transformado en un instituto para la “eutanasia”, como parte de la “Operación T4”, destinada al asesinato de personas discapacitadas y enfermas, que comenzó en mayo de 1940.

Entre 1944 y 1945, las instalaciones del instituto fueron desmanteladas y se intentó borrar todas las huellas de lo que había pasado.

En julio de 1945, el equipo de investigación de los crímenes de guerra estadounidense comenzó a interrogar a los testigos y a otras personas relacionadas con Hartheim, descubriendo las denominadas “estadísticas de Hartheim”. Esas estadísticas contenían el número de asesinados, en los 16 meses que iban desde mayo de 1940 hasta el 1 de septiembre de 1941. Todos los asesinados estaban calificados como “desinfecciones”.

1940
1941
Mayo
633
Enero
943
Junio
982
Febrero
1.178
Julio
1.449
Marzo
974
Agosto
1.740
Abril
1.123
Septiembre
1.123
Mayo
1.106
Octubre
1.400
Junio
1.364
Noviembre
1.396
Julio
735
Diciembre
947
Agosto
1.176

Total

18.269

Estas estadísticas agrupan únicamente la primera fase de la Aktion T4, que fue cerrada en agosto de 1941, por orden de Hitler. En total, el número de asesinados en el castillo de Hartheim superaba las 30.000 personas. Entre los muertos había enfermos, discapacitados, así como presos de los campos de concentración.

Hasta diciembre de 1944 se llevaron a cabo acciones de asesinato, bajo la consideración de “Sonderbehandlung 14 f 13” (tratamiento especial 14 f 13). Entre las víctimas de estas acciones hubo más de 5.000 detenidos de los campos de concentración de Mauthausen, Gusen y Dachau.

El programa de eutanasia

El término eutanasia (literalmente, “buena muerte”) se refiere, usualmente, a la muerte sin sufrimiento de un enfermo crónico o terminal. En las concepciones nazis, sin embargo, se trataba de un eufemismo para un programa clandestino que tenía como objetivo el asesinato sistemático e institucionalizado de pacientes disminuidos físicos y psíquicos, sin el conocimiento o consentimiento de sus familias o de ellos mismos.

En la primavera y verano de 1939, un grupo de planificadores, liderado por Philipp Bouhler y Karl Brandt, comenzaron a organizar esta operación de asesinato secreta, centrada inicialmente en los niños incapacitados. A comienzos de octubre, fueron enviados a determinadas clínicas pediátricas de Austria y Alemania un gran número de estos niños, que fueron asesinados utilizando inyecciones letales o que, simplemente, murieron de hambre. Aproximadamente 5.000 niños incapacitados alemanes fueron asesinados hasta el final de la guerra.

Los planificadores de la eutanasia rápidamente buscaron la expansión del programa a los adultos que vivían en instituciones. En el otoño de 1939, Hitler firmó una autorización secreta para proteger a los médicos participantes y a la administración de los centros de cualquier tipo de persecución; la autorización fue firmada con fecha 1 de septiembre de 1939, para convertirla en una medida relacionada con el estallido de la guerra.

La operación secreta fue denominada Aktion T4, en referencia a la dirección de la oficina de coordinación del programa en Berlín (Tiergartenstrasse 4). Se crearon seis instalaciones de gastamiento para adultos en Bernburg, Brandenburg, Grafeneck, Hadamar, Hartheim y Sonnenstein.

A comienzos de 1940, pacientes adultos fueron seleccionados especialmente para el programa T4. Los médicos raramente examinaban a los pacientes personalmente, sino que basaban sus decisiones en los expedientes médicos y los diagnósticos de las instituciones en las que vivían los enfermos. A las víctimas se les informaba que iban a ser sometidos a una evaluación médica y, anteriormente, a una ducha de desinfección; en su lugar, eran asesinados en cámaras de gas, utilizando monóxido de carbono. Las cenizas de las víctimas, sin tener en cuenta su procedencia, eran enviadas a las familias, junto a un certificado de defunción que señalaba una causa de la muerte ficticia. Debido a la repetición de las causas de las muertes de miles de pacientes en períodos de tiempo muy determinados, comenzaron a llamar la atención, y el programa de eutanasia T4 dejó de ser un secreto.

Hitler ordenó frenar el programa de eutanasia a finales de agosto de 1941, debido a la extensión del conocimiento público, en un tema que levantaba protestas públicas y privadas, especialmente entre el clero católico. De acuerdo con las estadísticas internas de la operación T4, aproximadamente 70.000 adultos fueron asesinados durante esta primera fase. Pero el programa no se había cerrado, sino que continuó el programa de eutanasia de niños.

A pesar de todo, en agosto de 1942 los asesinatos comenzaron de nuevo, aunque mucho más cautelosamente que antes. Las víctimas no eran ya asesinadas en instalaciones de gas centralizadas, sino en un gran número de clínicas por toda Alemania y Austria, mediante inyecciones letales.

El programa de eutanasia continuó hasta los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, expandiéndose hasta incluir a un número más amplio de víctimas, como pacientes de geriátricos, víctimas de bombardeos, trabajadores extranjeros, etc. Los historiadores estiman que el programa de eutanasia, en todas sus fases, provocó más de 200.000 víctimas.

El programa de eutanasia instituyó la utilización de las cámaras de gas y los crematorios para asesinatos sistemáticos.
 
La creación del memorial


Inmediatamente después del final del régimen nacionalsocialista, las instalaciones fueron destinadas a alojar a refugiados. Hasta 1999, partes del castillo aún eran habitadas por residentes de esa etapa.

Después de la guerra, sólo unas pocas placas en el patio servían como recordatorio del programa de eutanasia y el asesinato de prisioneros que se habían llevado a cabo en el castillo.

En 1950 se estableció un memorial por las víctimas francesas, que fueron enviadas desde el campo de concentración de Mauthausen a Hartheim para ser eliminadas. Este memorial, erigido por “Amicale de Mauthausen” es uno de los más antiguos de Hartheim. Está localizado en la parte norte del castillo, cerca del pueblo.

Al mismo tiempo, se pusieron placas conmemorativas en los arcos del palacio y en otras zonas en las que las víctimas fueron asesinadas. Analizando las placas existentes, se puede apreciar que hay más énfasis en el aspecto político de las víctimas, en los luchadores de la resistencia. Sólo a partir de los años 1990 comenzaron a instalarse placas que conmemoraban a los discapacitados que fueron asesinados en el programa de eutanasia.

En 1969, la organización de caridad de Alta Austria volvió a hacerse cargo de las instalaciones, y transformó lo que había sido la sala de registro y la antigua cámara de gas en un memorial. En este período, el memorial tenía un énfasis fuertemente religioso.

En 1995 fue fundada la Asociación Castillo de Hartheim (Verein Schloss Hartheim), que se centró en el establecimiento de un lugar de aprendizaje y recuerdo para las víctimas del programa de eutanasia nacionalsocialista.

En 1997, la administración federal de Alta Austria decidió renovar el castillo, reestructurar el memorial y preparar una exposición especial denominada “Wert des Lebens” (El valor de la vida). La exposición se centra en la actitud de la sociedad hacia los discapacitados y personas desamparadas, y en la información sobre los crímenes relacionados con la eutanasia, mostrando las consecuencias de considerar a otros como “indeseables”.

Al mismo tiempo se introdujo un nuevo concepto contemporáneo de un memorial. A partir de ese momento fue posible identificar las habitaciones en las que se habían llevado a cabo los asesinatos, incluyendo su situación en el memorial. Los restos de lo que había sido el instituto de eutanasia se mantuvieron, haciendo visible el mecanismo de asesinato, aunque no se puede entrar en las habitaciones. En este sentido, la distancia creada con esos espacios históricos que tuvieron tanta importancia, permite un acercamiento emocional que no es, en modo alguno, forzado. Las antiguas habitaciones usadas en el proyecto de eutanasia, ahora exhiben una completa información referente al programa nacionalsocialista de eutanasia y el papel que jugó Hartheim en este proyecto.

Fuera del castillo, el antiguo garaje del autobús y partes del jardín donde descansan restos humanos procedentes del crematorio, se han convertido en partes integrales del memorial.

En octubre de 2001, se construyó un memorial a la orilla del Danubio, entre Brandstatt y Wilhering, donde las cenizas de las víctimas de eutanasia fueron arrojadas al río.

En 2003, la administración federal de Alta Austria inauguró la exposición y el memorial, y también se inauguró un memorial por los luchadores de la resistencia Ignaz Hilgarth y Leopold Schuhmann, de Alkoven.

En el año 2004, el proyecto de exhibición se convirtió en parte permanente del memorial, ahora denominado “Castillo de Hartheim – Centro de Recuerdo y Educación”.

Actualmente, el castillo de Hartheim es un lugar en el que se pueden ver reflejadas las condiciones y consecuencias de las políticas de eutanasia y eugenesia nacionalsocialistas.

Propuestas educativas

Los visitantes que deseen acercarse más estrechamente al tema de los hechos que tuvieron lugar en el castillo de Hartheim, pueden hacerlo a través de programas educativos especiales, sobre todo estudiantes, que tienen la posibilidad de tomar parte en programas de trabajo interdisciplinario. El programa está destinado a hacer que los estudiantes analicen críticamente los acontecimientos sociales, los estereotipos y la discriminación. El programa analiza especialmente el trabajo sobre las biografías de las víctimas y el papel correspondiente en la exposición del castillo de Hartheim.

Grupos de adultos pueden realizar tours activos, donde los miembros del grupo son animados a participar en discusiones y evaluaciones sobre diferentes temas.

El centro de documentación se encarga de la recolección de documentos, y de poner el material relevante sobre Hartheim y la eutanasia a disposición del público. Una tarea esencial del centro de documentación es el proyecto de “Libro Memorial de Hartheim”, en el que se recogerán los nombres de todos aquellos que murieron en el instituto de eutanasia

Contacto

Lern- und Gedenkort Schloss Hartheim
Schlossstrasse 1
4072 Alkoven
http://www.schloss-hartheim.at

volver