topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Holanda
   
Memorial Nacional del Campo de Amersfoort
Auschwitz-Monumente
El Estibador (De Dokwerker)
Museo Casa de Anne Frank
Memorial Hollandia Kattenburg
Homomonument
Museo Histórico Judío
Fundación Monumento de los Niños – Mercado Judío
Fundación Oranjehotel
Stichting Oktober 44 – Gedenkraum Putten
Memorial Mujeres de Ravensbrück
Memorial del Campo de Schoorl
Memorial museo Hollandsche Schouwburg
Memorial Nacional del Campo de Vught
Centro de recuerdo del Campo de Westerbork
'Hel van vuur', Zigeunermonument
   
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Memorial museo Hollandsche Schouwburg


Entre 1892 y 1941, el Hollandsche Schouwburg (Teatro Holandés) fue un importante teatro en Ámsterdam. Durante la ocupación alemana, fue denominado “Joodsche Schouwburg” (Teatro Judío), y se convirtió en un teatro en el que sólo se permitían actuaciones de artistas judíos y una audiencia exclusivamente judía. Junto a sus funciones de teatro, el Joodsche Schouwburg se convirtió, durante un corto período de tiempo, en un lugar para celebrar casamientos, porque los judíos ya no podían realizar matrimonios civiles en el ayuntamiento de la ciudad.

En el verano de 1942, el régimen nazi se apropió del edificio y lo convirtió en un campo de recogida, desde donde entre 60.000 y 80.000 judíos de la zona de Ámsterdam y sus alrededores fueron deportados a Auschwitz-Birkenau, a través del campo de tránsito de Westerbork y Vught. Un anexo del teatro fue utilizado como campo de recogida para niños.

Como centro de recogida, el Hollandsche Schouwburg tuvo una doble función. Por un lado, era un centro de registro para la deportación inmediata, pero también era una prisión donde los judíos eran mantenidos durante largos períodos. Todo el mundo era registrado a la llegada al Hollandsche Schouwburg (los alemanes lo denominaron en ocasiones Umschlagplatz Plantage Middenlaan), después de ser detenidos durante una razzia o una redada, que se fueron haciendo cada vez más frecuentes a partir de septiembre de 1942.

No sólo los judíos de Ámsterdam, sino también los de las provincias eran internados en el Hollandsche Schouwburg. Algunos de los internos tenían un sello en sus documentos de identidad que los eximían de la deportación temporalmente, como personas que se habían exiliado en Holanda desde Alemania y Austria, antes de 1940.

En octubre de 1942, los alemanes decretaron que la enfermería que había al otro lado de la calle del Hollandsche Schouwburg debía convertirse en un anexo para los niños menores de 12 años, separados de sus padres, que debían esperar para ser deportados.

El Hollandsche Schouwburg era vigilado por tropas alemanas de las SS, asistidos por miembros del Partido Nazi holandés, el NSB, que se dedicaban a cazar a los judíos escondidos por toda la zona y entregarlos al Hollandsche Schouwburg para su internamiento. Los internos no podían hablar con los guardianes de la prisión, y todas las cuestiones debían dirigirse al Consejo Judío.

A la hora de realizar los transportes, los judíos eran trasladados en tranvías, camiones o autobuses, desde el teatro, y esperaban en alguna de las estaciones de tren de Ámsterdam, desde donde eran transportados hacia Westerbork. Desde enero de 1943, los prisioneros judíos más jóvenes fueron deportados hacia el campo de Vught, antes de ser enviados al Este.

Después del 29 de septiembre de 1943, cuando el Consejo Judío fue disuelto, no hubo oficialmente más judíos en Holanda. Todos los judíos habían sido deportados hacia los campos, excepto algunos que formaban parte de matrimonios mixtos. Además, estaban aquellos que habían pasado a la clandestinidad e intentaban escapar de la persecución.

El teatro fue clausurado como centro de deportación tras el último transporte, que tuvo lugar el 19 de noviembre de 1943. Los transportes que salieron desde Ámsterdam, desde ese momento, partieron desde la prisión de la ciudad, en Amstelveenseweg.

Aproximadamente unos 110.000 judíos fueron deportados de Holanda, a través de los campos de Westerbork y Vught, hacia los campos de concentración y exterminio de Auschwitz, Bergen-Belsen, Mauthausen, Sobibor y Theresienstadt.

Entre 1942 y 1944, un total de 68 trenes, transportando más de 68.000 judíos, partieron de Holanda hacia el campo de Auschwitz. Unos 40.000 judíos fueron asesinados inmediatamente después de su llegada; la mayoría del resto murió a causa de las condiciones de vida del campo; algunos fueron transportados a otros subcampos. Sólo unos 1.000 judíos holandeses deportados a Auschwitz sobrevivieron a la guerra.

Entre enero y septiembre de 1944, ocho transportes de judíos holandeses llegaron al campo de Bergen-Belsen, con unos 4.000 judíos. Durante la fase final de la guerra, las condiciones en el campo fueron terribles, sobre todo debido a la llegada de presos de otros muchos campos. Desde enero hasta abril de 1945, aproximadamente 35.000 prisioneros murieron de malnutrición, tifus o extenuación. Una era Anne Frank.

En 1941 y 1942 unos 1.300 judíos holandeses fueron deportados a Mauthausen. Después de 1942 no hubo más transportes desde Holanda a Mauthausen, pero en 1944 fueron deportados algunos ciudadanos holandeses no judíos, y que murieron allí.

Entre marzo y julio de 1943, 19 trenes transportaron a unos 34.000 judíos holandeses desde Westerbork al campo de exterminio de Sobibor. Sólo 2 mujeres holandesas sobrevivieron, y 16 holandeses más que fueron trasladados a otros campos.

Aproximadamente unos 5.000 judíos holandeses fueron enviados al campo de concentración de Theresienstadt, de los que menos de 2.000 consiguió sobrevivir.

 
La creación del memorial

Después de la guerra, el Hollandsche Schouwburg quedó gradualmente en ruinas, y durante algún tiempo no quedó claro cual era el significado real del edificio y su situación dentro de la historia de la ciudad de Ámsterdam. Inmediatamente después de la guerra, el edificio volvió a ser utilizado para su fin original, con conciertos y representaciones. Pero a partir de 1946 comenzaron las protestas ante este uso del edificio en el que miles de judíos habían pasado, en el camino hacia los campos de concentración. En 1948, el edificio fue vendido al Comité Hollandsche Schouwburg, que en 1950 transfirió los derechos de propiedad al municipio de Ámsterdam, con la condición de que durante 25 años no se hiciesen representaciones. Finalmente, en 1958 la ciudad de Ámsterdam decidió crear un monumento a los judíos víctimas del régimen nazi.

El Hollandsche Schouwburg ha sido un memorial desde 1962. Ese año, el Hollandsche Schouwburg se convirtió formalmente en un memorial de guerra, en recuerdo de los judíos que murieron víctimas del régimen nazi.

En 1993 fue reabierto, después de ser renovado y reformado. Portando los nombres de 6.700 familias y una llama eterna, el memorial conmemora a los 104.000 judíos que fueron deportados desde Holanda y asesinados en el sistema de campos de concentración nazi. Una exposición conmemorativa ilustra, especialmente a los más jóvenes, sobre cómo los judíos fueron aislados y perseguidos durante la ocupación nazi. Desde 1992, el memorial del Hollandsche Schouwburg es propiedad del Museo de Historia Judía.

El auditorio del teatro ha sido reemplazado por un patio abierto, con un obelisco donde se encontraba el escenario del teatro, cuya base es una Estrella de David horizontal. Una serie de grupos de plantas procedentes de Israel simbolizan tanto la supervivencia como la continuación de la vida judía, después de 1945. El hall de entrada lleva a una capilla memorial, donde una llama eterna arde, junto a la representación simbólica de las víctimas. Grabado en un Muro del Recuerdo están los nombres de las familias judías que murieron durante la segunda Guerra Mundial.

En el primer piso del memorial hay una exposición que cubre el tema de la persecución de los judíos en Holanda. La exposición permanente, titulada “Persecución de los judíos 1940-1945” utiliza fotografías, imágenes de vídeo, objetos y una maqueta, que muestran el desarrollo gradual de la discriminación contra los judíos durante la ocupación nazi de Holanda: la exclusión inicial de ciertas actividades, la deportación y el exterminio.

La exposición utiliza también documentos personales para explorar, por ejemplo, el trabajo de la Resistencia holandesa a la hora de intentar salvar las vidas de los judíos, la producción de papeles de identidad falsos, la ocultación, etc. El edificio del Hollandsche Schouwburg, que jugó un papel principal en este tipo de actividades, es un actor básico en esta representación.

La exposición fue planteada desde su inicio con el ánimo de ayudar a la educación de los escolares. Por eso, teniendo en mente a los alumnos más jóvenes, apenas contiene textos, fuera de algunas referencias, en forma de citas, aunque se puede encontrar mucha más información en folletos. El ánimo de la exposición es, ante todo, informar a los más jóvenes sobre el pasado.

El segundo piso es utilizado para actividades educativas. Utilizando los programas educativos, los alumnos pueden llegar a saber las situaciones que se muestran en la exposición. El programa también se centra en la relevancia contemporánea de los hechos que tuvieron lugar en los años 1940-1945. Los programas educativos tienen unos objetivos muy concretos: poner los hechos en relación con su contexto histórico, dar una interpretación personal al tema de la memoria histórica, conectar hechos del pasado con sus consecuencias actuales, etc.

La sala del memorial proporciona un lugar en el que los parientes y supervivientes pueden recordar sus experiencias y a sus familiares. En 1995, el libro In Memoriam fue publicado, listando información sobre el nacimiento y muerte de unos 101.500 judíos holandeses y judíos que fueron deportados desde Holanda.


Contacto

Hollandsche Schouwburg
Plantage Middenlaan 24
1001 Amsterdam
http://www.hollandscheschouwburg.nl

volver