topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Israel
   
Casa de los luchadores del ghetto
Beit Terezin
Museo de la Diáspora Judía
Massuah
Moreshet
Yad Mordechai
Yad Vashem
   
volver
inicio
imprimir
   
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Beit Lohamei Hagetaot
Casa de los Luchadores del Ghetto

El Memorial a los Luchadores del Ghetto fue creado por los supervivientes del Levantamiento del Ghetto de Varsovia que se establecieron en el Kibbutz Lohamei Hagetaot, después de la Segunda Guerra Mundial. El Kibbutz fue creado en abril de 1949 por supervivientes del ghetto y partisanos de Polonia. Poco después de la creación del Kibbutz se creó también un archivo, con una exposición sobre el Levantamiento del Ghetto de Varsovia.

El memorial debía testimoniar la historia del pueblo judío en el siglo XX, en general, y durante la Segunda Guerra Mundial, en particular. En el centro de esa crónica se encuentran las manifestaciones de resistencia judía: los levantamientos organizados en diferentes ghettos y campos de concentración, los judíos que lucharon en las unidades de partisanos, y los que lucharon en los Ejércitos aliados. Se trata de la más alta expresión de una actividad educativa sobre el tema del Holocausto, en Israel o a nivel global.

El edificio principal del memorial, construido en 1952, fue un modelo arquitectónico para la construcción del edificio del Parlamento israelí, el Knesset. En ese edificio principal se encuentran muchas exposiciones diferentes sobre la vida judía en los asentamientos polacos y la historia de la resistencia judía, especialmente en el ghetto de Varsovia. También hay una sección especial para el arte.

En 1967 se inauguró una biblioteca.

En 1987 se abrieron las instalaciones educativas del memorial.

En 1995 fue creado el Museo de los Niños Yad Layeled, directamente junto al edificio principal, para conmemorar a los 1.5 millones de niños judíos que fueron asesinados durante el Holocausto.

El memorial ofrece un amplio programa educativo para grupos de niños y jóvenes israelíes y extranjeros. También ofrece eventos para niños judíos y árabes, sobre la historia de Israel y del Holocausto.

También en 1995 fue creado un nuevo instituto de educación humanística que, además de explorar y preservar la memoria del Holocausto, también analizar y enseña otras formas de genocidio. Trabaja en estrecha colaboración con el United States Holocaust Memorial Museum en Washington. El Holocausto es analizado desde un punto de ruptura crítico en la historia de la humanidad y los dilemas sociales.

La principal misión del memorial es la recogida, preservación, catalogación y presentación pública de cualquier forma de testimonio que ayude a explicar el destino del pueblo judío durante el siglo XX y los crímenes perpetrados por la Alemania nazi. Esta tarea se complementa con la investigación y documentación de proyectos que profundizan nuestro entendimiento del Holocausto, sus causas, efectos y consecuencias.

Tiene la misión de explicar e informar a las generaciones futuras sobre el rico mundo judío que existía antes de la Segunda Guerra Mundial y que fue totalmente destruido durante los años de la guerra. Enseña respeto por las víctimas del Holocausto y entendimiento de su mundo y sus circunstancias.

También ofrece una amplia información sobre las numerosas organizaciones políticas y los movimientos juveniles que trabajaban en las comunidades judías antes del Holocausto, y que se convirtieron en parte esencial de la resistencia judía durante la guerra. Describe y muestra la resistencia judía en todas sus formas y expresiones: el intento de llevar una existencia aceptable bajo unas circunstancias imposibles, las expresiones de vida cultural y religiosa, el mantenimiento de la vida comunitaria, de archivos ilegales, de la asistencia mutua, de organizaciones políticas, los intentos de rescate, y los actos de resistencia armada en los ghettos, campos y unidades partisanas.

Sirve de testimonio de la tragedia y perpetúa la memoria de más de1.5 millones de niños judíos que murieron en el Holocausto, y convierte su sacrificio en una lección educativa para las generaciones futuras.

Otra de sus obligaciones, desde su creación, ha sido la de introducir la conmemoración del Holocausto en el calendario anual de Israel y del resto del mundo, y la creación del Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo como un hecho de unificación nacional y conmemoración.

Trabaja en colaboración con instituciones de investigación y conmemoración en Israel y en todo el mundo, para incrementar el significado universal del Holocausto y luchar contra el odio, el racismo, la xenofobia, el antisemitismo y la negación del Holocausto, fomentando valores de libertad, dignidad humana, tolerancia y democracia.

Para cumplir con todos estos objetivos, el memorial lleva a cabo numerosas exposiciones en las que expresa el devenir de la vida judía, antes y después del Holocausto. También proporciona visitas guiadas a las exposiciones, además de talleres, películas, seminarios, lecturas y otras muchas actividades complementarias, para grupos de todos los orígenes y edades.
 
Centro de Estudio

El Centro de Estudio, construido en 1987, fue concebido para ampliar y profundizar las actividades educativas en la Casa de los Luchadores del Ghetto. Trabaja en estrecha relación con el memorial y el museo, y ofrece una gran variedad de programas de seminarios, diseñados para profesores y educadores, oficiales de policía, soldados y oficiales del Ejército israelí, estudiantes superiores, etc.

Los programas de seminario son diseñados de acuerdo con los requisitos de los participantes, incluyendo una combinación de lecturas, talleres de trabajo, películas y actividades en el museo, con un énfasis especial en los testimonios personales. El origen histórico proporciona una base importante para las actividades del seminario, pero el énfasis principal se sitúa en el destino de los individuos y la lucha por sus vidas y dignidad en el infierno nazi.

Museo de los Niños Yad Layeled

La exposición principal de este museo trata de los niños judíos durante el Holocausto. Se basa en las historias extraídas de diarios y testimonios que pueden oírse en diferentes puntos, a lo largo de la exposición, con las voces de niños narrando en primera persona la historia de aquellos que vivieron en aquella época. En algunos puntos las voces son sustituidas por presentaciones audiovisuales de testimonios personales de supervivientes adultos que eran niños en el momento del Holocausto.

La exposición está diseñada de forma cronológica, desde antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial hasta su final, a través de fotografías y películas documentales que aparecen en grandes pantallas.

Este sistema de testimonios narrativos y documentos visuales permiten trazar una fina línea entre la realidad y el simbolismo, dejando un amplio espectro de sensaciones para la imaginación del visitante, que crea sus propias historias adicionales.

El edificio tiene tres niveles: la Sala Memorial, la ruta de la exposición y la Sala de la Llama Eterna. La Sala del Memorial sirve como un elemento introductorio y de entrada a la exposición “los niños judíos durante el Holocausto”. Sus paredes están cubiertas con ventanas de cristal cuyos diseños están basados en los dibujos de los niños del ghetto de Theresienstadt (Terezin). Estos dibujos representan los testimonios personales de los niños del ghetto, describiendo sus infancias, ricas en experiencias, a pesar de la dureza del hambre y la separación de sus padres y amigos.

La ruta de la exposición desciende como en círculos dos veces sobre la estructura cónica central, cuya superficie interna está gravada con los nombres de niños, con una iluminación que crea una conexión entre la ruta y la realidad exterior. La estructura en espiral evita que el visitante vea el conjunto de la exposición de un único vistazo: en cada momento sólo puede verse la sección inmediatamente más cercana, y el paso por la ruta de la exposición crea una experiencia que estimula un interés continuo.

En el centro del nivel intermedio se encuentra la exposición permanente sobre Janusz Korczak, una unidad independiente dentro de la exposición del museo.

La ruta concluye en la parte más baja de la estructura, en un espacio formado por un anfiteatro circular, en el centro del cual quema una “Llama Eterna”, que sirve como recordatorio y conmemoración de un período sin precedentes en la historia, cuando la humanidad experimentó el descenso a la oscuridad más profunda.

Los visitantes siguen esta ruta sin ninguna guía, de modo que se crea un encuentro más íntimo, privado, de modo que la propia paz interior permite una experiencia personalizada. Al final de la visita, los niños pueden participar en actividades de talleres creativos, que les permiten encontrarse con la experiencia de la visita y trabajar utilizando medios accesibles, facilitando la transición desde el museo, antes de volver al mundo exterior. Estas actividades proporcionan al visitante unos elementos adicionales y una oportunidad para contemplar, considerar y organizar sus impresiones de la visita.

Escuela Internacional Janusz Korczak

La Escuela Internacional Janusz Korczak fue fundada por el Museo de los Luchadores del Ghetto y el Museo de los Niños Yad Layeled. El proyecto central es la creación de un sistema formativo internacional para estudiantes de Israel y otros países, de enseñanza media y superior.

Se trata de un proyecto de aprendizaje internacional cooperativo sobre la Shoah y su significado para la juventud actual. Los niños de diferentes escuelas del mundo leen el mismo libro y lo discuten a través de la comunicación por Internet. La Escuela Internacional Janusz Korczak proporciona un foro para estudiantes y profesores que fomenta la participación y la comunicación.

Contacto

Beit Lohamei Hagetaot
Kibbuz Lohamei Hagetaot
25220 Post West Galiläa
http://www.gfh.org.il

volver