topografía de memoriales y monumentos
memoriales y monumentos
Los memoriales en Bélgica
   
Mémorial National du Fort de Breendonk
Fondation Auschwitz
Musée de la Résistance et des Camps de Concentration, Fort de Huy
Museo Judío de la Deportación y la Resistencia
   
volver
inicio
imprimir
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Mémorial National du Fort de Breendonk


Después de la capitulación de Bélgica, el 28 de mayo de 1940, el Fort Breendonk, originalmente construido para defender Antwerp, fue utilizado como prisión y campo de tránsito.

En septiembre fueron internados los primeros presos judíos y, poco después, fueron separados de los presos arios. El primer comandante del campo fue el SS-Sturmbannführer Philip Schmitt. Oficialmente, el campo fue denominado Auffanlager Breendonk, un campo de tránsito, pero también una de las principales prisiones en la zona de la Policía de Seguridad (Sicherheitspolizei).

Durante el primer año de la ocupación, los judíos eran más de la mitad del número total de presos. El 22 de junio 1941, durante la “operación solsticio de verano”, los oponentes políticos y comunistas, así como los ciudadanos de la Unión Soviética que se encontraban en Bélgica fueron enviados al campo. Ese mismo día, el primer convoy de presos políticos belgas fue transferido desde Breendonk y de la Fortaleza de Huy al campo de concentración de Neuengamme, cerca de Hamburgo.

Desde 1942, Breendonk fue utilizado como campo de tránsito. Desde aquí, los prisioneros eran enviados a otros campos de concentración y exterminio, por ejemplo, a Buchenwald. Los internados judíos eran enviados inicialmente al campo judío de Mechelen, y desde allí al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Poco a poco, la mayoría de los presos judíos fueron desapareciendo del campo y se convirtió gradualmente en un campo para presos políticos y miembros de la Resistencia.

Entre septiembre de 1940 y septiembre de 1944, aproximadamente 3.500 prisioneros pasaron por el campo, la mitad de los cuales no regresaron de los campos; sin embargo, nunca hubo más de 600 presos simultáneamente. La mayoría de los presos eran sometidos a una estancia aproximada de tres meses en el campo, antes de ser deportados hacia los campos de concentración en Alemania, Austria o Polonia.

El campo de Breendonk, con sus insuficientes instalaciones, terribles condiciones de vida y duros castigos, estuvo entre los peores campos en la Europa occidental. Los presos debían llevar a cabo trabajos forzosos. Al menos 300 personas murieron como resultado de las torturas y los abusos físicos.

Inicialmente, el campo era guardado sólo por algunos miembros de las SS y un destacamento de la Wehrmacht. En septiembre de 1941, las tareas de guardia fueron asumidas por una unidad del SD, como refuerzo, compuesta principalmente por miembros de las SS flamencas.

El campo fue evacuado por primera vez en mayo de 1944, y todos sus presos fueron transferidos a Alemania. Pocos días después fueron internados algunos miembros de la resistencia, aunque fue definitivamente clausurado el 30 de agosto de 1944, y los presos restantes fueron transferidos a Vught, en Holanda, y posteriormente a Alemania.

El campo fue liberado en septiembre de 1944, y en octubre de ese año fue utilizado, brevemente, como prisión para colaboradores, conocida como Breendonk II; durante este período se produjeron algunos excesos, y el 10 de octubre se dio la orden de evacuación del campo, cuyo prisioneros fueron transferidos a los barracones de Dossin, en Melenche. En 1945 se convirtió en una prisión oficial, hasta que se convirtió en un Memorial Nacional, en 1947.
 
La creación del memorial


El memorial de Breendonk fue inaugurado en agosto de 1947, mediante un decreto del Parlamento belga. De acuerdo con la ley, el principal objetivo de la institución era preservar el lugar histórico, con sus edificios y su contenido, como un recordatorio de lo que allí había sucedido.

El campo de Breendonk es uno de los mejores conservados en Europa. El lugar donde se encuentra y su dantesca apariencia lo han convertido en un símbolo que perpetúa la memoria de los sufrimientos, la tortura y la muerte de numerosas víctimas. Aunque se trata de un campo pequeño, en comparación con otros, fue un centro que vio la barbarie nazi en toda su extensión.

La mayoría de las instalaciones y edificaciones originales del Auffanglager se encuentran en su estado original, y pueden visitarse en un recorrido de unas 2 horas, que pasa por el túnel de entrada, la cantina de las SS, las celdas de los presos, los barracones de internos, las oficinas de la administración del campo, la lavandería, la zona de trabajo, de ejecución, las celdas de aislamiento, etc.

El memorial que se creó en Breendonk, está destinado a conseguir que los visitantes abran sus sentidos a las experiencias que allí tuvieron lugar. Está destinado a recordar, en primer lugar, a todos aquellos que, de una forma o de otra, lucharon por la libertad, contra la opresión y que sufrieron el racismo y el fanatismo ciego: veteranos de guerra, luchadores de la Resistencia, prisioneros de guerra, luchadores judíos de la Resistencia y víctimas del Holocausto. Pero, más allá de estos colectivos, alcanza a todos aquellos que, llevados por su ideal de democracia, encuentran en el campo de concentración de Breendonk una justificación para su lucha.

Cada año, entre 35.000 y 40.000 escolares visitan el memorial, y reciben una información que pueden asimilar en el curso de esa visita. De este modo, todos los escolares pueden conseguir una idea precisa de su historia y de la persecución política y racial, gracias también a la estructurada cooperación con el Museo Judío de Mechelen. También algunos de los antiguos presos de Breendonk llevan a cabo trabajos en el memorial, organizando actos culturales, conferencias, seminarios, etc.

En el año 2003 se llevó a cabo una completa renovación de la zona de exposición, respetando el lugar histórico e introduciendo nuevas tecnologías. El ánimo de esta renovación era transmitir a las nuevas generaciones un mensaje de tolerancia, respeto y de valores humanos. Se trata de una exposición descentralizada en diferentes espacios históricos, que documenta un gran número de diferentes aspectos de la vida y la historia del campo.

Desde mayo de ese año, 14 barracones-dormitorio están abiertos al público. Cada uno de ellos está destinado a un tema específico (los jefes de los barracones, las comidas, la atmósfera poco antes de una ejecución, la enfermería, etc.). También se pueden visitar las celdas de la Sicherheitpolizei, donde eran internados presos que debían estar completamente aislados del resto.

También se puede visitar la zona de ejecuciones. El 27 de noviembre de 1942 se llevó a cabo el primer fusilamiento en Breendonk de 6 trabajadores comunistas de la región de Charleroi, como represalia por el asesinato del alcalde Rexista de ese pueblo por un comando de partisanos. El 10 de mayo de 1943 fueron utilizadas también las horcas, para la ejecución de los resistentes que asesinaron al periodista colaborador Paul Colin. Al menos 164 presos fueron fusilados como rehenes en menos de dos años, y 21 fueron ahorcados.

Cada año, la “Asociación Nacional de Supervivientes de Breendonk” organiza un peregrinaje nacional. Además, muchos miembros de la familia real belga han asistido a las ceremonias que se celebran en el memorial.

La visita acaba en un espacio de memorial, con la Sala de Nombres, un lugar de meditación y recuerdo, tiene inscritos en sus paredes los nombres de todos los presos conocidos que pasaron por el campo. También se encuentran las urnas con las cenizas de diferentes campos de concentración nacionalsocialistas en los que murieron los presos de Breendonk.

El memorial también dispone de un archivo de documentos y una biblioteca, que pueden ser consultados para la realización de investigaciones.

Contacto

Mémorial National du Fort de Breendonk
Brandstraat 57
2830 Willebroek
http://www.breendonk.be

volver