Memoria en España y Alemania    
La memoria y la educación en España


Nuestra identidad colectiva se basa en nuestra memoria. La memoria y la identidad se construyen y reconstruyen constantemente, a partir de una memoria colectiva específica. La memoria colectiva e individual es un prerrequisito de la memoria histórica y de su recuperación. Pero también es muy importante saber y reivindicar el papel de los individuos y de las instituciones, así como las actividades que provocaron su represión.

Es un error considerar la memoria como una venganza y el olvido como recuperación de la paz social. Además, la ofensiva mediática ha sido posible gracias al nuevo clima político y social que se ha producido en los últimos años.

Un elemento fundamental de las dictaduras, además de la represión propiamente dicha, es la imposición de la desmemoria, mientras que el objetivo principal del demócrata debe ser evitar que se imponga esa desmemoria. Además, la investigación histórica no puede estar por encima o apartada de la divulgación mediática: ambos elementos deben ir unidos para poder mejorar el uso de la memoria histórica.

Historia y memoria son elementos necesarios y complementarios, que nunca deben ser excluyentes. Ambas tienen la facultad de retener el pasado, aunque sólo la historia sirva para explicarlo adecuadamente. Pero para un uso correcto de ambas son necesarias toda una serie de condiciones previas: enseñanza obligatoria, historiografía y políticas sociales relacionadas con la memoria. Debemos conseguir que los temarios sobre la Guerra Civil tengan el tratamiento que merece en la escuela, que deje de ser un gran ausente en los programas por falta de tiempo o porque sea un tema incómodo para muchos.

La escuela española no ha quedado fuera de esta “cultura de la memoria”. En los últimos años han sido frecuentes las actividades y proyectos escolares de investigación o innovación educativa que plantean como objetivo fundamental la recuperación de la memoria histórica como forma de lograr un mejor conocimiento de la historia, una realidad distinta a la de los libros de texto.

El desarrollo de trabajos centrados en la recuperación de la memoria histórica puede ayudar a impulsar diferentes aspectos del mismo proceso histórico y su acercamiento a la sociedad. Por ejemplo, en el aspecto humano relacionado con la represión, el silencio y la falta de reconocimiento social e institucional de las personas que fueron asesinadas, perseguidas o encarceladas. Otro elemento es el uso político e ideológico instrumentalizado de la memoria histórica, la implicación institucional y la lucha por el control de “las memorias”. Finalmente, es fundamental abrir la escuela, como espacio de debates y confrontaciones políticas, convirtiéndola en una extensión del espacio público.
memoria en España y Alemania
debate de la memoria
cultura de la memoria
recuperación de la memoria
instrumentalización de la memoria
memoria y educación en España
   
volver
inicio
imprimir
   
       
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
     
     
     
     
     
     
     
     
 

volver
inicio
imprimir